Animal Gourmet
Gente Gourmet

Y tú ¿cómo te comportas en el restaurante?

El que no quiere que le moleste, el que busca llamar la atención, el que huye del conflicto… No todos nos comportamos igual en el restaurante. El eneagrama es una herramieta de psicología aplicada que puede resultar muy útil a los equipos de sala para saber empatizar mejor con sus clientes. Marian Martínez Pereda, propietaria del Cenador de Amós nos cuenta su experiencia.

En 1993 Marian Martínez Pereda comienza junto con su marido Jesús Sánchez la maravillosa aventura del Cenador de Amós. Con apenas 21 años, y sin formación específica, se vio al frente de la sala del restaurante, un reto que le ha servido de aprendizaje.

“Para todo eso que hacía antes y hago ahora, he necesitado y necesito aprendizaje. Una constante formación que se ha venido produciendo desde entonces y con la que continúo a día de hoy, con más entusiasmo si cabe. Hay algo que me ha ayudado de manera especial en mi trabajo: “El Eneagrama”. Una herramienta de psicología aplicada que ayuda a profundizar y descubrir los comportamientos que nos acercan y los que nos diferencian a unas personas de otras. Podríamos definirlo también como un mapa de las motivaciones profundas que hay debajo del comportamiento humano.

El Eneagrama, tiene un origen antiguo que se remonta a la mística sufí. Describe nueve tipos de personalidad diferentes, cada una de ellas pone la atención en unas cosas y le da más importancia a unos detalles u otros. Es importante entender que no hay eneatipos mejores ni peores, y que esta herramienta no se usa para etiquetar a nadie, sino para saber detectar donde pone su atención cada persona y como se muestra al mundo.

“Es probable que te identifiques con varios eneatipos. Lógicamente todos tenemos de todos, ahora bien, hay un rasgo dominante en cada uno nosotros, que marca diferencia esencial. Tan importante es descubrir en que somos iguales a los demás, como en que somos diferentes”.

Vamos a ver cómo se comportan los diferentes eneatipos sentados alrededor de una mesa, eso nos ayudará a identificarlos y tratarlos de la forma más adecuada haciendo que se sientan cómodos en nuestro restaurante.

Según El Eneagrama existen tres grandes grupos de individuos, los que perciben el mundo desde el corazón, los que lo hacen desde el instinto y los que emplean la mente.

1.- Triada del “sentimiento”

Serían los eneatipos 2, 3 y 4. Le dan mucha importancia a las emociones, sienten desde el corazón.

  • Tipo de personalidad “DOS”:

Es servicial, cálido, cariñoso, generoso, amigable, complaciente, sentimental, compasivo. Las relaciones son lo más importante para él. Tienen un sexto sentido para detectar las necesidades de los demás. Se relacionara muy bien en la mesa y buscará identificar lo que necesitas para complacerte. Puede llegar a ayudar hasta el camarero o camarera que atiende la mesa.

  • Tipo de personalidad “TRES”:

Es seguro, práctico, activo, competente, ambicioso, protagonista, adicto al trabajo, buscador de éxito y estatus. En la mesa proyecta a los demás su imagen, muy cuidada, siempre a la última. En sus conversaciones buscará deslumbrar a los comensales hablando de sus logros. Si levanta la mano, tal vez no sea para llamar al camarero si no para que los demás se fijen en el estupendo reloj que luce en la muñeca.

  • Tipo de personalidad “CUATRO”:

Es creativo, hipersensible, artista, original, melancólico, romántico, intenso y temperamental. En la mesa su conversación suele girar en torno a sentimientos, le gustan los temas profundos y probablemente se queje por sentirse incomprendido. Los detalles de vajilla, cubertería, decoración del local le llaman especialmente la atención debido a que son comensales muy sensoriales. Únicos y diferentes hasta es la manera de vestir

2.-  Triada del  “instinto”

Son los eneatipos  8, 9 y 1. Son intuitivos  y viven desde el instinto.

  • Tipo de personalidad “OCHO”:

Es justiciero, asertivo, decidido, poderoso, impulsivo. Intenta controlar su entorno. Busca ser poderoso. Es generoso con sus amigos. A veces puede llegar a ser avasallador. En la mesa le gusta dominar la situación. Suele llevar la voz cantante y controlar incluso el proceder del servicio. Compiten por el dominio del territorio, y con quien le cuestione, en realidad teme que le dominen, si el servicio del restaurante se retrasa puede llegar a enfurecerse fácilmente.

  • Tipo de personalidad “NUEVE”:

Es conciliador, tranquilo, adaptable, relajado, distraído, y conformista. Es muy paciente,  y no se altera fácilmente. En la mesa será quien, cuando la discusión provoque un conflicto, tienda a ejercer de mediador buscando retomar la armonía de la velada. Ante una propuesta que implique tomar partido se olvidan de ellos mismos y sus necesidades por dar gusto a  los otros.

  • Tipo de personalidad “UNO”:

Es perfeccionista, ético, ordenado, íntegro, meticuloso, exigente, pulcro. Son personas con fuertes convicciones morales. Les gustan las cosas ¡bien hechas!  En la mesa se enfocan sin ser conscientes en detectar cuando falla algo, y tienden a corregirlo, son muy críticos con ellos mismos y su entorno, suelen estar rígidos. Se fijarán si el mantel está bien planchado o no, si le han recogido las migas de pan o se han dejado alguna que otra en la mesa. Rara vez se relajan del todo.

3.- Triada del “pensamiento”

Estos son los eneatipos 5, 6 y 7. Son racionales, analíticos y solitarios.

  • Tipo de personalidad “CINCO”:

Es observador, reservado, analítico, solitario, busca estar desconectado y tener su espacio, le apasiona el conocimiento. Las demostraciones afectivas le resultan invasivas. Gran habilidad para aislarse. En la mesa será el observador. Suelen tener “cara de póquer”. Responden con un “sí” o un “no” a las preguntas, sin embargo si surge un tema en el que ellos son expertos pueden hacerte sentir que estas en una ponencia.

  • Tipo de personalidad “SEIS”:

Es leal servidor, amigo fiel, trabajador, cauteloso, comprometido, escéptico. Se suele preocupar por lo que va a pasar, se adelanta a veces a los acontecimientos que pueden suceder y se angustia por ello. Les gusta estar en ambientes en los que se sientan seguros. En la mesa, cuando llega la hora de elegir, siempre se le plantean dudas. No quiere equivocarse y busca siempre la mejor opción. El camarero se planta a su lado esperando que decida.

  • Tipo de personalidad “SIETE”:

Es optimista, simpático, ingenioso, soñador, divertido, aventurero, espontaneo y disperso. Le gusta sentirse libre e independiente. Le aburren la monotonía y las tareas cotidianas. Es el entusiasta del Eneagrama el “Peter Pan”. Huyen del sufrimiento. En la mesa le gustará tener muchas opciones para escoger y nos preparará unos planes estupendos para cuando terminemos el ágape.

VEAMOS AHORA COMO SE COMPORTA CADA UNO EN UNA CENA

Los invitados antes de la cena…

Los invitados en la cena…

Los invitados después de la cena…

Dibujos del libro de Elisabeth Wagele sobre Eneagrama

“Una aproximación lo más precisa posible a la personalidad de cada individuo resulta fundamental para el desarrollo de nuestro trabajo. Eso no quiere decir que juzguemos a las personas o les pongamos etiquetas. Esta herramienta que previamente hemos usado con nosotros mismos, para conocernos y admitirnos tal como somos, hemos de emplearla para empatizar con el cliente, acercarnos a él de la manera que él prefiere y hacerle la estancia en nuestro restaurante mucho más cómoda y agradable, evitando siempre el conflicto.

En mi caso me costó más de 1 año identificarme, lo hice a base de analizarme en ciertos comportamientos de mí vida, de mí día a día. De observarme en situaciones de estrés,  e ir quitando capas y capas de cebolla, hasta llegar a profundizar en mi verdadero “Yo”  identificando  el camino hacia donde poder mejorar como persona y en mi relación con los demás”.

Deja tu comentario: