La primera generación de Gastromotiva en México se gradúa: la cocina cambia vidas

A Patricia, una chica de 26 años, siempre le ha gustado preparar postres para sus tres hijos, tal vez por ello sus clases favoritas de cocina ofrecidas por Gastromotiva en México fueron las de panadería y pastelería. Gracias a esta organización brasileña que busca acercar a jóvenes en situaciones vulnerables a la cocina como una alternativa para construir un futuro, Manuel, un ebanista de 30 años de edad que dejó la carrera de Gastronomía por falta de recursos económicos, regresó a los fogones con un objetivo: nunca apartarse de ellos.

Patricia y Manuel son parte de la primera generación de Gastromotiva en México, la cual comenzó en abril y se graduó en julio pasado. Esta organización llegó a nuestro país de la mano del chef brasileño David Hertz, Alejandro de la Peña, socio de Grupo Son -propietario de varios restaurantes en México- y Aliat Universidades, dueño de los planteles del Instituto Gastronómico Corbuse.

“El perfil que buscamos para Gastromotiva en México fue que los alumnos tuvieran pasión por la cocina, que vinieran de una zona de vulnerabilidad social o económica, que fueran jóvenes de 18 a 35 años y que nunca hayan tenido la oportunidad de tener una capacitación formal”, explica Ernani Gouvea, cofundador, responsable de la Gestión Educacional de Gastromotiva y una de las figuras que acompañaron a los estudiantes durante todo el proceso de aprendizaje.

Según Gouvea, 95% de los alumnos de la primera generación de Gastromotiva son de Coacalco, mientras que el 5% restante es de zonas aledañas a este municipio mexiquense.

“Yo soy un claro ejemplo de que no solo las mamás se pueden dedicar al hogar y darle de comer a sus hijos, para eso no hay género”, dice Manuel, quien siempre se ha encargado de alimentar a su pequeña hija de 11 años que también quiere ser cocinera. Manuel le preparó sus papillas, el desayuno antes de irse a trabajar, la cena, las verduras, los omelettes, todo lo recomendado por el médico.

Cocina del Instituto Gastronómico Corbuse. // Foto: Ulises Rodríguez.

Cocina del Instituto Gastronómico Corbuse. // Foto: Ulises Rodríguez.

Manuel y Patricia aprendieron desde cómo agarrar un cuchillo y las formas de cortar frutas y verduras, hasta las técnicas para preparar consomés, moles, carnes, pasteles, panes y dulces mexicanos, y contaron con maestros como los chefs Josefina Santacruz de Sesame y Paprika, Tomás Bermúdez de La Docena, Iván Icra de Rosetta y Federico Salli de Lardo. Además, el chef Ricardo Muñoz Zurita fue el encargado de hacer la guía de cocina mexicana para las clases de Gastromotiva.

Por primera vez desde su creación en 2006, Gastromotiva cruzó fronteras. ¿Por qué en México? “Es un país muy similar a Brasil, tanto en el perfil socioeconómico y sus grandes desigualdades, como en la formación multicultural, teniendo lo culinario y lo gastronómico como uno de sus pilares más fuertes, parte de su patrimonio nacional”, dijo el chef David Hertz a Animal Gourmet en febrero pasado, cuando presentó el proyecto en la ciudad de México.

Gastromotiva seguirá con su labor en la capital mexicana. El lunes 22 de agosto comenzaron las clases de la segunda generación de alumnos.

En Brasil, este movimiento de “gastronomía social” ha beneficiado a más de 85 mil personas en Sao Paulo, Río de Janeiro y Salvador, según David Hertz. “Vamos a hacer una gran revolución porque la cocina puede ser la mayor herramienta de cambio social. Si lo hemos hecho en Brasil por diez años, me pregunto ¿qué podemos hacer en México ahora?”

A continuación te presentamos un video grabado durante el Trabajo de Acción en Comunidades (TAC), donde los alumnos compartieron parte de su aprendizaje con niñas, niños y mamás de Nuestro Comedor en Ecatepec, y en el Instituto Corbuse mientras preparaban la comida que ofrecieron en su graduación. Cocinaron mole poblano, tamales de rajas y huitlacoche, jalapeños rellenos en nogada y pan de queso.

Deja tu comentario: