Calientitos, carnosos, herbales… Caldos Ánimo llegan a la Nápoles en la CDMX

Caldos Ánimo.

Una cucharada generosa de un caldo calientito, carnoso, algo picante y especiado es un verdadero milagro. No mentimos. Hay caldos que simplemente reviven al muerto, al deprimido, al crudo, al oficinista, ¡a todos!

A partir de esta semana, la colonia Nápoles alberga un paraíso de caldos maravillosos preparados por el chef Antonio de Livier, famoso y reconocido por el restaurante La Panga del Impostor en Guadalajara.

Caldos Ánimo será la casa del “birriamen” en la ciudad de México, un plato que une la mexicanísima birria de borrego con un plato emblema de Japón, el ramen. ¿Te parece extraña la combinación? Apostamos que caerás rendido a sus pies en cuanto la pruebes.

Lengua en adobo tatemado de Caldos Ánimo.

Lengua en adobo tatemado de Caldos Ánimo. // Foto: instagram.com/delivier

Aquí no hay caldo tlalpeño, sopa de tortilla o pozoles, pero sí ofrecen otros caldos sustanciosos que honran los ingredientes de la ciudad de México como los huauzontles, quintoniles, quelites, las habas, los garbanzos…ollas y ollas de caldos con estos ingredientes en su versión más humeante y sabrosa posible, creaciones de Antonio de Livier.

Los sabores del norte del país también están en Caldos Ánimo con la gallina pinta – un caldo de puerco o res con frijolitos y otras delicias-, la sopa de queso con papas y otros desconocidos para los habitantes del centro de México.

Sí, los calditos son maravillosos cuando hace frío o para curarnos la cruda, pero no podemos negar que la cultura de comerlos sentados, parados, con prisa, con calma y a todas horas y climas está en nuestro ADN.

¡Ánimo, señoras y señores, que hay caldos!

Caldos Ánimo

Dirección: Pennsylvania 205, colonia Nápoles.

Deja tu comentario: