Omega 3, ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Afortunadas son las nuevas generaciones que probablemente ya no tengan que probar esa espesa y blanca emulsión de una botella con la etiqueta de un hombre cargando un bacalo gigante. Sí, hablamos del aceite de hígado de bacalao que solía recomendarse en grandes cucharadas para el mantenimiento del cuerpo gracias a sus generosas cantidades de ácidos grasos omega -3.

Los ácidos omega-3 son bien conocidos como reparadores del cuerpo y por poseer muchos otros beneficios saludables que impactan en la función cerebral, la inmunológica y la visión. Son nutrientes que el cuerpo no puede producir y, por lo tanto, deben de obtenerse a  través de la dieta.

No son drogas encapsuladas para atiborrarse de ellas y sentir que el cuerpo es invencible. Los ácidos omega-3 son grasas poliinsaturadas esenciales que principalmente forman parte de las membranas celulares y contribuyen a un mejor funcionamiento de las células, por lo tanto, su consumo evita deficiencias en el desarrollo de de estas membranas. Estos ácidos grasos son trascendentales en la evolución humana, principalmente en el crecimiento y desarrollo cerebral.

Incluso una nueva investigación en ratones mostró que los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el aceite lino, de cáñamo y los aceites de pescado pueden prevenir y tratar la inflamación y el estrés oxidativo causados ​​por la contaminación del aire, con una reducción de riesgo del 30-50% . Por esta razón tu mamá acostumbraba acompañar tu desayuno con una dosis de suplementos de omega-3, para evitar los resfriados mañaneros y otras enfermedades.

Lo que sucede con el aire contaminado o de mala calidad es que se ha relacionado con enfermedades pulmonares y cardiacas y accidentes cerebrovasculares, pero científicos también están descubriendo vínculos con problemas cerebrales como demenciaenfermedad mental así como diabetes , enfermedad renal y partos prematuros.

Según la  Organización Mundial de la Salud, prácticamente todas las ciudades en las naciones más pobres y más de la mitad de los de los países más ricos también sufren de estas enfermedades por la calidad del aire.

Dos porciones (85 gramos) de salmón al día  equivaldrían aproximadamente a los 3 gramos de ácidos grasos omega-3 recomendados para consumir diariamente, sin embargo, el National Health Service (NHS) recomienda no más de una porción al día y solo tres por semana para las mujeres embarazadas debido a los riesgos de mercurio y otros contaminantes en el pescado.

Las semillas de lino o semillas de cáñamo, nueces, chía, brócoli, aceites de canola y linaza son alimentos ricos en ácidos omega- 3. Por otra parte, las cápsulas del suplemento de omega-3 también están disponibles para alcanzar los requerimientos que el cuerpo demanda, siempre y cuando se consuman bajo el consejo médico – este y cualquier suplemento-.

Una dieta equilibrada y saludable es la mejor manera de obtener los nutrientes que el cuerpo necesita, incluso hay pruebas de que los suplementos no siempre proporcionan los mismos beneficios que los  ácidos omega-3 que vienen de los alimentos; así es que… ¡a comer bien!

Deja tu comentario: