Animal Gourmet
HistoriasMenú del día

Seis métodos de extracción de café para principiantes

Por Sarah del Moral

La forma de beber café ha evolucionado en los últimos años. Esta bebida nunca pasará de moda y si realmente buscas degustarlo correctamente entonces hay que conocerlo. Ahora más establecimientos ofrecen distintos métodos de extracción, los cuales no van dedicados únicamente a los expertos. Aunque a simple vista parecen artefactos complicados, con un poco de curiosidad –y antojo- verás que es muy sencillo entenderlos.

Ariadna Chaparro, campeona nacional de barismo 2017-2018 e instructora titular de The School of Coffee Matters, explica que los métodos son básicamente distintas maneras de extraer café americano de forma manual o artesanal.

Cada uno de los métodos ofrece una taza de café distinta aunque se utilice el mismo grano y la misma cantidad de agua, por ello es importante que aprendas a reconocer cuál es tu favorito.

Existen tres tipos de métodos de extracción: los descendentes –en los que el agua depende totalmente de la gravedad, se vierte en la parte superior y desciende-; los de inmersión completa –el café está completamente en contacto con el agua- y los que combinan ambos tipos de extracción.

A continuación te explicamos seis métodos para que la próxima vez que vayas a un café te animes a pedir una taza distinta y sin miedo.

Chemex

Método Chemex.
  • Método descendente.
  • Se recomienda para aquellos que empiezan a beber café de especialidad.
  • Es un método de goteo, es decir, el agua pasa a través de una capa de café y un filtro de papel muy grueso (más que los de otros métodos), el cual retiene más de los aceites suspendidos durante el proceso de extracción y los sólidos no lo atraviesan.
  • Se obtiene una taza de menor cuerpo, mayor dulzor, nula acidez y muy limpia, es decir, sin residuos.

V60

Método V60.
  • Método descendente.
  • Se llama así porque el recipiente donde se coloca el café tiene forma de V y un ángulo de 60 grados.
  • Es un método de goteo con forma cónica, sus paredes cuentan con salientes en espiral que evitan el paso del aire permitiendo oxigenación para lograr una taza que resalte el cuerpo y la acidez. Tiene un solo orificio en la base para facilitar una extracción uniforme.
  • Se obtiene una taza con cuerpo, textura sedosa, aromática y con acidez que se transforma en dulzor.
  • Es uno de los consentidos de Ariadna Chaparro.

Kalita

Método Kalita.
  • Método descendente.
  • También es de goteo; cuenta con tres orificios pequeños y su filtro ondulado reduce el espacio de contacto entre el método y los granos. 
  • Se obtiene una bebida con más cuerpo que el Chemex y el V60, y con una acidez y dulzor equilibrados.

Prensa francesa

Método Prensa Francesa.
  • Método de inmersión.
  • Se obtiene una taza con cuerpo medio, apariencia turbia, textura un poco terrosa –que a muchos resulta incómoda- y sabor alcalino.
  • Si es el método que más te gusta pero quieres que tu café no esté tan terroso, pásalo por un filtro, recomienda Ariadna.

AeroPress

  • Método de inmersión.
  • Es una especie de jeringa gigante en la que se infusiona el café con agua caliente para posteriormente filtrarlo a presión a través de un filtro de papel que se incorpora en uno de sus extremos. Este filtro impide que pasen sólidos a la taza, los cuales pueden provocar que el café se amargue.
  • Se obtiene una taza con mucho cuerpo, acidez, dulzor y un post gusto muy largo.
  • Puedes obtener café de distintas concentraciones y sabores, variando factores como el tamaño de la molienda del grano, la cantidad y temperatura del agua, y el tiempo de infusión.
  • Es uno de los métodos más sencillos para hacer en casa.
  • También es uno de los consentidos de Ariadna Chaparro.

Sifón japonés

Método Sifón Japonés.
  • Método mixto, combina el descendente y el de inmersión.
  • Funciona como una cafetera de vacío. Este método cuenta con dos cámaras. Se coloca una fuente de calor debajo de la cámara inferior que contiene el agua; esto provoca que la presión aumente y el agua se eleve a través de una columna que une ambas cámaras. Una vez en la parte superior, el agua se infusiona con los granos. Al finalizar el tiempo de inmersión, se remueve la fuente de calor para que la infusión baje y el café esté listo para servirse.
  • Se obtiene una taza con cuerpo, intensidad de sabor, limpia y más dulce conforme se deja enfriar.