10 mitos sobre el vino - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Nunca falta el conocido o familiar que dice saber de vino y asegura que para saber la calidad de un caldo es necesario oler el corcho. Y sí, resulta bastante molesto. Ahora, para que le respondas, y con razón de sobra, te presentamos los 10 mitos más comunes sobre la bebida y su consumo.

Recuerda que tan importante es lo se dice del vino como lo que no te dicen. ¡Salud!

“El mejor vino blanco es el tinto”

Cuando prueban un vino blanco y un vino tinto a la misma temperatura, en cata ciega, muchas personas no pueden distinguir cuál es cuál. Por tanto dicha afirmación, comúnmente escuchada, es una preconcepción sin fundamentos.

“Las carnes rojas se acompañan con vino tinto y el blanco es para los pescados”

Este mito pierde fuerza pues con el abanico de estilo de vinos que existe actualmente encontramos tintos ligeros que van muy bien con pescados o blancos, con crianza en madera, tendrán una acidez que soporta muy bien no solamente con carnes blancas sino rojas.

“Entre más tiempo se guarde el vino, mejor”

Los vinos, ¿entre más viejos más sabrosos? Falso. // Foto: Especial
Los vinos, ¿entre más viejos más sabrosos? Falso. // Foto: Especial

No todos los vinos están hechos para guarda. Algunos vinos son elaborados para beberse jóvenes y otros para conservarse por más tiempo. Por ello es importante informarse acerca del caldo en cuestión, del tipo de uva, añada y crianza para poder determinar si se puede guardar y por cuánto tiempo.

“Los vinos se beben a temperatura ambiente”

Esto es relativo. Muchas veces la temperatura ambiente puede ser de 40 grados y beber un vino a ese calor es una pesadilla, especialmente los tintos potentes y que han tenido crianza en barrica. Los taninos matan las proteínas de la saliva y sentimos sed, y con calor… Por eso la recomendación es: los vinos jóvenes es mejor refrescarlos.

“Los vinos ácidos son malos”

La acidez, tanto en la comida como en los vinos, es básica. Si el vino carece de ella no se puede maridar con ningún alimento e incluso cuando comamos un pan, el sabor del caldo será plano y se perderá en el paladar.

“Los vinos viejos se deben decantar”

Antes de decantar lo mejor es probarlo para saber si puede aguantar la oxigenación. Muchas veces el vino esta en un momento delicado debido a su edad y al oxigenarlo lo matamos. La única razón por la que se decantan los vinos viejos es para evitar los sedimentos.

“Los corchos se huelen para saber la calidad del vino”

¿Se huele el corcho para conocer la calidad del vino? Falso. // Foto: Especial
¿Se huele el corcho para conocer la calidad del vino? Falso. // Foto: Especial

Los corchos deben oler a corcho, a nada más. Se huele el corcho para detectar algún defecto en el vino, no para saber la calidad del vino y esto es perceptible a simple vista dependiendo del tamaño y si el corcho está hecho de verdadero alcornoque.

“¿Le abro la botella de vino para que respire?”

Es común que en los restaurantes nos hagan esta pregunta pero lo mejor es que lo sirvan para que respire. La cantidad de oxígeno que entra en el cuello de una botella abierta es mínimo, así que no se oxigenará sino hasta pasadas varias horas. Lo mejor, sin duda,  es servirlo para que respire.

“Los vinos de taparrosca son de mala calidad”

El taparrosca asegura que el vino se mantendrá en buen estado, sin evolucionar, y que la botella no tendrá el problema de estar “encorchada”. Existen bodegas en el mundo que venden vinos de extraordinaria calidad y sus precios, por la misma botella con taparrosca, son superiores a los que tienen corcho pues con esto aseguran al consumidor el buen estado del vino.

“La comida mexicana no se lleva bien con el vino”

Los sabores de nuestra comida vienen de la misma tierra que nuestros vinos. Haciendo los maridajes correctos, los platos picantes bien pueden ir perfectos con un vino blanco afrutado; algunos moles y adobos pueden encontrar la pareja perfecta en muchos de nuestros tintos y una cochinita pibil se casará maravillosamente con los rosados.