drag_handle

#RECETAS con leche de almendras

Por Mariana Toledano

La leche de almendras es un gran sustituto para los que han decidido no consumir lácteos o bien solamente quieren adentrarse a probar otros tipos de leche, como la de almendras con un rico sabor a frutos secos. Es rica en antioxidantes y minerales esenciales como el potasio y el calcio y además tiene bajo contenido de colesterol, alto contenido de vitaminas y tiene menos calorías que la leche de soya. Además sabe muy bien.

La leche de almendras se obtiene del molido de las almendras secas y peladas, y de su posterior mezcla con agua, y poco a poco ha cobrado enorme popularidad, si quieres saber cómo prepararla te dejamos aquí la receta.

Y ¿qué hacemos con ella? esta vez les compartimos un par de ideas novedosas, la primera de ellas, una deliciosa sopa con toques orientales cargada de especias que la hacen potente y diferente, y la segunda, un muy buen postre —y muy sencillo de preparar— que no falla por su sabor a chocolate y buenísima textura.

Sopa oriental de zanahoria

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 4 dientes de ajo picado
  • 1/2 cebolla picada
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharadita de paprika
  • Sal y pimienta
  • 10 zanahorias lavadas y en trozos
  • 2 camotes amarillos lavados y en trozos
  • 1 1/2 tazas de leche de almendra sin azúcar

Preparación

En una cacerola, saltear con el aceite de coco la cebolla y el dejo hasta estar traslúcidos. Agregar el caldo de verduras, las zanahorias y dejar hervir 30 minutos hasta que se cocinen las verduras. Retirar del fuego, dejar entibiar y agregar la leche de almendras. Licuar la mezcla, verter nuevamente en cacerola, sazonar con especias y sal y pimienta.

2949874829_8f3c63af89_z

Perfecta para quienes son intolerantes a la lactosa o se quieren cuidar, esta sopa de zanahoria es deliciosa. // Foto: stu_spivack (Creative Commons)

Mousse de chocolate

  • 1/3 tazas de polvo de cocoa
  • 3/4 tazas de azúcar
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1/4 de taza de maicena
  • 3 taza de leche de almendras
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1 1/2 cucharadita de vainilla

Combinar el polvo de cocoa, el azúcar, la sal y la maicena y mezclar. Agregar poco a poco la leche de almendras, al fuego medio y ayudados de un globo remover constantemente para evitar que se formen grumos hasta que hierva.

Reducir el fuego y permitir que el mousse se vaya formando y espesando. Remover del fuego y agregar la mantequilla mezclando uniformemente. Verter un poco de mousse sobre recipientes individuales y refrigerar para servir.