¿Por qué tan famosos los cuchillos Laguiole? - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Los Laguiole son quizá, de todos, los más clásicos cuchillos franceses. Casi podemos afirmar que todo cocinero o amante de la cocina en el país galo los tienen y todo francés ha tenido algún día entre sus manos uno de ellos.

Aunque han sido replicados —y copiados— en múltiples ocasiones con malas y buenas calidades, los cuchillos Laguiole se reconocen por tener una figura de una abeja —otros aseguran que es mosca— localizada en la base de la hoja del cuchillo.

Pero, ¿qué son y por qué son tan especiales? Los Laguiole son trabajados con hojas de acero forjado, todas realizadas en la localidad de Laguiole en Aveyron, al sur de Francia, y tienen preciosos mangos fabricados de distintos materiales como ébano y otras maderas, marfil o modernos acrílicos.

Se dice que en su origen, se inspiraron en las navajas españolas de la época, donde habitantes de zonas rurales trabajaban en el campo y este cuchillo plegable les resultaba de enorme utilidad. A partir de ello, y con el impulso de la marca, se han creado diferentes modelos con distintos usos, entre ellos el muy conocido y práctico cuchillo con sacacorchos en uno mismo.

Decíamos que el distintivo de los cuchillos de Laguiole es la abeja que une el mango con la hoja de acero. Cuentan que la abeja llegó a estos cuchillos como el símbolo imperial de Napoleón cuando reconocía a soldados triunfantes y valientes en la guerra, aunque hay historias que cuentan que es una simple idea de su creador en en 1829.

Laguiole
La abeja grabada en estos cuchillos es una marca del imperio de Napoleón. // Foto: Marcovdz (Creative Commons)

Pierre-Jean Calmels es el diseñador de este elegante cuchillo que cuenta con hoja de gran calidad fabricada de varios materiales, y un buen mango, que aunque originalmente se elaboraba a partir de los cuernos restantes de vacuno, se ha modernizado y sofisticado; incluso diseñadores como Starck han participado en sus diseños con elementos poco frecuentes.

Estética, historia y funcionalidad, todo en una misma pieza. Y si a ello le sumas elegancia, es la combinación es perfecta.