Surimi: ¿de qué está hecho, cómo se elabora y qué aporta al organismo?
Animal Gourmet

No tenemos duda de que el surimi es rico aunque no sepamos con exactitud qué es. Originalmente se impulsó su producción para aumentar el consumo de pescado y disminuir su desperdicio.

Por su aspecto -entre consistencia y color- podemos pensar que es carne de cangrejo; incluso hay quien los llama “palitos de cangrejo” pero no tiene nada que ver con este crustáceo.

El surimi es carne de pescado procesada. No, no tiene entre sus componentes cangrejo. Digamos, algo así como salchichas de pescado.

En su traducción, surimi significa carne picada“. Las leyendas urbanas dicen que fue una creación japonesa que tiene aproximadamente más de 900 años.

Los primeros surimis que fueron comercializados estaban hechos de pescados blancos de bajo costo.

Abadejo de Alaska y Merlán del Pacífico eran los dos tipos de pescados con los que se producía el surimi ya que eran fáciles de conseguir.

En los años 60, Nishitani Yosuke, profesor del Instituto Pesquero Experimental de Hokkaido en Japón, descubrió que este alimento podía ser más duradero si se le agregaba azúcar como conservador. Y así fue como la comercialización comenzó a ser más fuerte.

También te puede interesar:

Guía práctica para comer escargots, langosta y cangrejo como todo un experto.

La luz del mar y la investigación del consumo de algas.

El proceso del surimi

Imaginemos los embutidos de carne roja como la mortadela, las salchichas o el jamón. Bueno, el surimi es algo parecido pero hecho de pescado.

Para hacerlo, el pescado se pica y se enjuaga varias veces hasta llegar a una consistencia gelatinosa y pastosa.

Después se comprime o enrolla y se le pinta una línea roja en la superficie para imitar el color de las patas de cangrejo.

el surimi semeja la carne de cangrejo

El surimi se considera un alimento ultraprocesado, es decir, con una gran cantidad de ingredientes industriales.

No es del todo malo, tiene una gran cantidad de proteínas y generalmente son especies de pescado poco consumidas.

Tiene muy poca cantidad de grasa y aporta almidones y azúcares en cantidades significativas. Dependiendo de la marca, 100 gramos de surimi nos pueden aportar alrededor de 90 calorías.

También, dependiendo de la marca, puede contener glutamato monosódico, un potenciador de sabores muy controvertido.

Lo podemos consumir… en cantidades moderadas

No podemos negar que el sabor es bueno y el precio es accesible, sin embargo hay que moderarnos.

Al no ser un pescado natural, tiene un aporte muy bajo en nutrientes básicos para nuestro organismo. No tiene vitaminas, minerales o grasas buenas a menos de que sean añadidas artificialmente.

El precio está alrededor de los 100 pesos el kilo. Lo puedes conseguir en el supermercado o en comercios donde venden pescado. Es muy importante que te fijes en sus componentes al comprarlo.

¿Qué opinas, seguirás comiendo surimi o mejor lo moderamos?

Tags : Surimi