Otra receta de capirotada: ¡esta es la versión norteña, de Chihuahua!
Animal Gourmet

Vivir lejos de la familia te hace extrañar los platillos con los que creciste y los aromas que salían de la cocina y te hacían muy feliz.

Se acerca Semana Santa y en Chihuahua es común comer capirotada en esas fechas.

Aunque ahora vivo en la Ciudad de México, los miles de kilómetros que me separan de Chihuahua no me impedirán disfrutar de este platillo tradicional.

Por ello, le marqué a mi mamá y le pedí su receta para intentar hacer por primera vez este delicioso postre que te deja los dedos pegajosos pero el corazón contento.

Me platicó que esta receta es un híbrido de cómo la hace mi abuela y unos trucos que tomó de su suegra (mi otra abuela).

Las recetas son la guía, pero no la regla, pues una solita le va agarrando el gusto y el modo.

Te interesa:

La capirotada y la historia de cómo los ingredientes tienen segundas oportunidades

La cocina de la abuela: la capirotada estilo Jalisco de Elenita

Ahora sí, les comparto este tesoro:

Ingredientes

  • El principal es el amor: siempre que le pregunto cómo hizo algo este es el principal ingrediente para mi madre.
  • 4 panes blancos horneados (en caso de no encontrar se puede usar bolillos)
  • Aceite de cártamo
  • 3 conos de piloncillo
  • 2 naranjas partidas en mitades
  • 4 rollitos de canela
  • Una pizca de clavo.
  • 1 taza de queso Chihuahua tipo menonita rallado
  • 150 gramos de coco rallado
  • 250 gramos de nuez
  • 200 gramos de pasas
  • 200 gramos de cacahuate natural (sin sal)

Lee:

Piloncillo: el endulzante natural que proviene de la caña de azúcar

Procedimiento

Para preparar el pan:

* Se compra pan blanco horneado (o bolillos), se corta en rebanadas y se mete en charola al horno para que se dore. Se tiene que deshidratar para que no quede como una masa pastosa una vez que se le pongan los demás ingredientes.

* Luego se fríe en aceite de cártamo puro.

Para preparar aparte:

* En una olla grande de cerca de 5 litros de agua se le pone 3 conos de piloncillo, 4 rollitos de canela, una pizca de clavo y 2 naranjas en mitades; la mezcla se pone a hervir durante 40 minutos.

Mientras esto se cocina se acomodan los panes en un recipiente, luego se le pone el queso rallado, coco, pasas, nuez, cacahuates -con mucho amor, recuerden- y otra capa encima con lo mismo.

Una vez lista esa parte hay que verter el líquido del piloncillo para que se bañen los panes.

Eso se hace con calma para que no se le vayan los otros ingredientes que se pusieron a hervir. Puedes usar un colador si es necesario porque solo debes vaciar el líquido, pero de preferencia utiliza una cuchara grande y poco a poco para no tirar nada.

¿Recuerdas las naranjas que estaban en la mezcla calientita? Esas se exprimen al último encima de todo, que le caiga pedacitos de los gajos (para darle sabor gourmet, me dijo) y ¡listo!

Un favor: Mi mamá me pidió (y ahora a usted también, amable lector) que NO le pongan grageas porque están muy feas, pintan todo de un color horrible, están duras para comer y si no le gustan a mi mamá deben ser malas.

Nota del autor:

*Esta receta fue revisada y aprobada por mi mamá, disfruten.