drag_handle

7 ideas para gozar del recalentado navideño

Por Animal Gourmet

Una de las cualidades de la Nochebuena es ser un enorme festín, el cual no suele acabarse esa misma noche y que puede agasajarnos durante días o terminar en el fondo del congelador. Así, surge una tradición tan entrañable como la cena misma: el recalentado navideño.

Por alguna extraña razón, los platillos que le dieron vida a nuestro festejo el día anterior nos saben más rico, están más concentrados y nos apapachan en caso de tener resaca.

Aquí te compartimos algunas recetas para aprovechar los deliciosos restos de la cena navideña:

Las mejores caras del recalentado navideño

recalentado navideño

Shawarma de pavo

Como si fuera un burrito, se rellena un pan pita de pavo rebanado y se adereza con yogurt, pepino rebanado, aguacate y un poco de pico de gallo.

Torta de romeritos o de bacalao

Entre las opciones del recalentado no pueden faltar las tortas. Ya sea en telera, bolillo, o en bollos pequeñitos, los romeritos y el bacalao saben, infinitamente superiores entre dos panes, y un día después.

Sándwich de pavo en pan francés

Con dos rebanadas de pan remojado en huevo batido y puesto a cocer en una parrilla con mantequilla, como se hace el pan francés, se rellenan de rebanadas de pavo y se les agrega lechuga, jitomate y alguna mermelada con chipotle o alguna salsa picosita de su elección. Una delicia.

Taquitos dorados de pavo

Los clásicos tacos dorados son de pollo o de carne deshebrada, pero esta vez utilizaremos el pavo de la noche anterior, muy finamente picado con un cuchillo y sazonado con cebolla y jitomate como se hace una tinga, para tener un relleno lleno de sabor. Dorar los tacos y acompañar de crema, queso, lechuga picada y salsa picante.

Y ya para los más animados a cocinar un poco más el día después, también con pavo pueden prepararse unas enchiladas, desde suizas con tomate verde y crema, hasta enmoladas y empipianadas o hasta un rico pozole verde o rojo, sustituyendo el cerdo o el pollo, por carne de pavo.

Caldo de pavo (para recobrar la vida el día después)

La carcasa, así como la carne que sobra del pavo, se puede convertir en un reconfortante y sabroso caldo para Navidad o año nuevo. En especial para aquellos que la noche anterior significó una noche de excesos.

Burrito de bacalao

Una tortilla de harina y una rica salsa es todo lo que necesitas para envolver tu recalentado de bacalao.

Tostadas de tinga de pavo

Probablemente esta sea la tostada de tinga más deliciosa que probarás en todo el año. Así que no lo pienses dos veces y cómela ¡Ya!