Este documental nos hace cuestionar el verdadero valor de una taza de café
Animal Gourmet
HistoriasMenú del día

Este documental mexicano nos hace pensar en el verdadero valor de una taza de café

Por Sarah del Moral

A ti, ¿a qué te sabe tu taza de café?

A los directores del documental “A six dollar cup of coffee” (Una taza de café de seis dólares) ahora les sabe a historia y orgullo por el café mexicano, a las tierras y al esfuerzo de sus productores.

Para Andrés Ibáñez Díaz Infante y Alejandro Díaz San Vicente -los directores del documental-, el sabor y las características del café se han convertido en un impulso para continuar descubriendo la variedad de este grano.

Hay veces que las historias te encuentran, y la historia de una cooperativa que trabaja el café en Chiapas encontró a Andrés y a Alejandro en medio de una celebración que posteriormente se convirtió en el documental que mostrarán el 14 de marzo en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG) como parte de la sección “Cine culinario”.

“A six dollar cup of coffee” no es una película que busca decirle al público qué hacer o qué café comprar; el objetivo de ambos directores siempre fue contar una historia apasionante que nació de la curiosidad por el mundo del café y de plasmar una realidad que le ayude al espectador a tomar decisiones de consumo más conscientes.

Andrés y Alejandro empezaron el proyecto de manera informal a finales de 2012 en una visita a Chilón, Chiapas, para conocer a la cooperativa Yomol A’tel. A pesar de ser fuertes consumidores de café, se dieron cuenta de su falta de conocimiento de la cadena productiva del café y de la lógica del pueblo tseltal bajo la cual se ordenaba la cooperativa.

Ambos asumieron que por tomar café todos los días podrían entender su complejidad,  sin embargo, el fenómeno de este grano los sorprendió con contrastes, coyunturas, injusticias y maravillas de las cuales todos formamos parte.

Chilón es un pequeño pueblo mexicano afectado por la pobreza, la negligencia del gobierno y la discriminación cultural; la organización de pequeños productores de café Batsil Maya trabaja para controlar la producción y sus variedades de café como un medio para defender la riqueza de su territorio.

Durante la filmación, el director comercial de la cooperativa viaja a Seattle, Estados Unidos, para el evento anual de la Asociación Americana del Café y exponer su producto y modelo de negocio. Desafortunadamente, el mercado del café de especialidad se muestra renuente a aceptar un producto que ha sido tostado en origen. Mientras tanto, el líder de los cafeteros tseltales lucha contra la plaga conocida como la roya, la cual ha destruido el 70% de las cosechas en México.

Alejandro Díaz cuenta que durante los 5 años que duró la filmación del documental, algo que los maravilló fue la paciencia que desarollaron para lograr captar la cadena de producción del café. “Tuvimos que aprender a movernos al ritmo de la tierra, de la cooperativa y del café, esta paciencia nos ayudó a revalorizar el café y cada uno de los personajes que lo representan”.

Este documental no trata de los personajes buenos y malos de la historia, sino de seres humanos ante decisiones complejas tratando de hacer lo mejor posible dentro o fuera del sistema comercial; desde el agricultor trabajando en las cañadas, hasta el barista, todos tienen una historia válida que contar alrededor del café.

“Nosotros nos levantábamos muy temprano para empezar nuestro día con los productores, vivíamos con ellos, conocimos a las familias, jugamos con los niños del pueblo; nos convertimos en amigos de los propios personajes del documental”, expresa Andrés Ibáñez. “Una vez que descubres los misterios y maravillas del café, que no representa únicamente una bebida, entonces empiezas a preguntarte en qué vas a gastar tu dinero“.

A six dollar cup of coffee (trailer español)