En México se produce hidromiel, la bebida alcohólica más antigua
Animal Gourmet
HistoriasMenú del día

En México también se produce hidromiel, la bebida alcohólica más antigua del mundo

Por Verónica Santamaría (@VeronuK)

Hace muchos años, el mundo antiguo consintió su paladar con la bebida alcohólica más antigua de la que se tiene registro: la hidromiel. De acuerdo con BBC News, este fermento tiene registros ¡de hace 9 mil años!

“La más antigua que hemos identificado es de China, alrededor del 7.000 a.C. En un yacimiento en el Río Amarillo, llamado Jiahu, había jarrones que se usaban para contener líquidos e hicimos el análisis químico para saber más. Identificamos una bebida que mezclaba miel, arroz y uvas silvestres y frutos de espino chino“, dijo el arqueólogo biomolecular Patrick McGovern, profesor del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pennsylvania.

Expertos en cervezas antiguas concuerdan que la hidromiel, al ser una bebida antigua, se consumió y produjo en Asia, África, Europa con los vikingos y América ¡con los mayas!, donde cocinaron fermentos similares como xtabentún y balché.

Si eres fanático de la cultura medieval, no puedes dejar de vivir la experiencia completa y probar la “Bebida de los Dioses” más antigua: Hidromiel. En México, son muy pocas las hidromieleras y una de ellas es Freya Brewing Co. comandada por el brew head Raúl De la Garza en Monterrey, Nuevo León. Además de ser nacional, ha sido reconocida como mejor productora de este fermento en México, Chile y Perú.

¿Hidromiel?

De la Garza, maestro productor de hidromiel, explicó que es una bebida fermentada hecha a base de miel de abeja. “Así como el vino viene de la fermentación del mosto de la uva, en la cerveza viene de la malta y en la hidromiel viene de la fermentación de la miel”.

Existen diversos estilos de hidromiel: pueden llevar hierbas, especias, frutas, maltas. Es muy versátil en su producción, tienen desde 3.5 grados de alcohol hasta más de 19%. Pueden ser carbonatadas o sin carbonatar, hay para todos los gustos.

La curiosidad por esta bebida y su gusto por la cultura vikinga condujeron a Raúl en esta aventura. Su familia es de Dinamarca y gracias a esto le nació la inquietud por saber qué bebida consumían sus ancestros.

“Siempre me ha llamado mucho la atención esa onda de lo nórdico, los vikingos y todo ese cotorreo medieval, entonces, me puse a investigar. Noté que en México no había mucha información acerca de la hidromiel, por lo que, si en esa época no era tan difícil hacerla, encontraría una receta sencilla para cocinarla aquí”.

Chela vs Hidromiel

A pesar de ser dos bebidas alcohólicas con procesos químicos similares, son completamente distintos. La hidromiel, a diferencia de la chela hecha con malta, nace de la fermentación de la miel de abeja. Dependiendo de los estilos de ambas, las principales diferencias para cocinarlas se presentan en el proceso.

“En una hidromiel tradicional no necesitas hervir, macerar ni pasar toda la mezcla en frío; la fermentación generalmente es un poco más larga dependiendo de la levadura que uses. La miel de abeja no tiene los nutrientes que la malta sí; de no añadirle nutrientes o frutas va a tardar en estar lista. El ajuste de agua es similar dependiendo de lo que estés buscando, el carbonatado depende de cada quien”.

Una regla importante es que para considerarse una hidromiel, al menos la mitad de los azúcares fermentables tienen que venir de la miel de abeja. Mientras más natural sea la miel mucho mejor”, nos platicó en una entrevista para Animal Gourmet, Raúl De la Garza.

Para todos los gustos

En la reciente edición de Cerveza México 2018, Freya Brewing Co. obtuvo el reconocimiento como Mejor Cervecería Pequeña de México, además de obtener dos medallas. En Perú y Chile, obtuvieron medalla de oro con su hidromiel de jamaica. “A los concursos siempre entramos por el feedback con los jueces y en segundo plano la medalla. Está chido pero nos importa más mejorar la calidad”, nos cuenta Raúl.

Freya Brewing maneja varios estilos de hidromiel. La tradicional tiene 7% de alcohol, esta fue la primera que comenzaron a comercializar. Tienen una Metheglin Mead, macerada con hierbas y especias. La más popular lleva romero y tiene 3.5% de alcohol.

Hay una que elaboran con lúpulo, muy similar al sabor de una cerveza IPA, cuya receta sigue en evolución. Su hidromiel estrella lleva jamaica y contiene 7% grados de alcohol. “Sabe muy sabrosa porque lleva lo dulce de la miel pero también lo acidito de la jamaica. El color también es impresionante”.

En la industria hay cabida para experimentar con cualquier cosa. Raúl está en un proyecto de hacer una Bochet Mead: una hidromiel con miel caramelizada. También están haciendo Braggot, un híbrido entre hidromiel y cerveza,  ya que la miel se mezcla con granos de cebada.

 Si vas a Monterrey y aun no pruebas la hidromiel, busca los puntos de venta en los que Freya Brewing se encuentra. Podrás identificarlos por el vikingo que viene en la etiqueta de la botella.