Un hongo podría terminar con las plantaciones de plátanos - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Tal vez no reconozcas el nombre Cavendish pero está más presente en tu vida de lo que te imaginas, ya que se trata de la especie de plátanos más comercial del mundo. Aunque puede que lo deje de ser en poco tiempo.

Un patógeno, que apareció en Asia y Australia, y que después migró a las plantaciones de plátano en África y en Medio Oriente en 2013, tiene el potenciar de terminar completamente con la especie Cavendish. Lamentablemente, América Latina y el Caribe serán las próximas tierras afectadas, donde podrá destruir más del 80 por ciento de las exportaciones mundiales.

La plaga de la cepa 4 conocida como Tropical Race del hongo Fusaruim oxysporum f. sp. Cubense (Foc) es actualmente incurable y ha acabado con plantaciones enteras. Esta cepa, conocida comúnmente como enfermedad de Panamá, mata a las plantas de plátano desde adentro filtrándose en el tallo, eliminando su capacidad de absorber agua y causando que las  hojas se marchiten. Sin sus grandes hojas de sobra, las platas reciben un golpe de calor letal, por lo que resulta mortal.

Uno de los principales problemas es la facilidad con la que la enfermedad se propaga entre las plantas. El hongo viaja por medio del movimiento de esporas microscópicas que pueden adherirse a la ropa o los zapatos de los trabajadores agrícolas y se depositan en fuentes de agua y en el suelo. Una vez que el hongo se adhiere al suelo pueden pasar decenas de años antes de poder ser eliminado.

Esta no es la primera vez que una plaga termina con una especie de plátanos. A principios del siglo pasado, una versión anterior del hongo, conocida como Race 1, eliminó casi por completo a los plátanos Bike Mike, una especie más grande y dulce que la Cavendish, que comúnmente conocemos.

Sin embargo, el hongo progresa lentamente hasta ahora, una vez detectado, se puede retirar destruyendo las plantas infectadas. Algunas de las plantaciones Cavendish han mutado y desarrollado una resistencia a la cepa fúngica y otros híbridos están siendo criados para resistir  ala enfermedad.

Si todo lo anterior falla, los agricultores tendrán que comenzar a plantar alguna otra especie de plátano, aunque esto signifique que sea menos dulce y rica que la Cavendish que conocemos.