Parrilleros de Mexicali: el amor por la carne va más allá de los asados de domingo
Animal Gourmet

En el norte de México, prender el asador y cocinar unas buenas carnes mientras se beben litros y litros de cerveza –sin importar que afuera esté a 40 grados centígrados- es cosa si no de todos los días, sí de los fines de semana. Si algo comparte Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Sonora es la amada carnita asada.

Cuando la pasión por la carne supera las reuniones de fines de semana es muy probable que se dirija hacia el descubrir nuevos sabores, conocer más técnicas de cocción y elaborar recetas originales para volar la cabeza de todo aquel que tenga la fortuna de probarlas.

Por ejemplo, en cuanto la Sociedad Mexicana de Parrilleros (SMP) llegó a Mexicali, Baja California, los cachanillas comenzaron a profesionalizarse en el arte de asar carne y empezaron a formar grupos para compartir el amor a esta práctica.

Uno de ellos es Sabor Asados, un equipo que reúne a artistas plásticos, arquitectos, psicólogos y comunicólogos alrededor de un asador incluso entre semana.

Otro es el grupo de los Chulengo Smokers, quienes incluso fabricaron su propio asador para poder preparar carne con ocho técnicas distintas en un mismo lugar, desde ahumar y rostizar, hasta asar cortes pequeños, grandes, costillares y ahumar en frío.

El nombre de este equipo es una combinación del chulengo –un asador muy tradicional argentino- y el smoker –ahumador clásico en Estados Unidos- como una manera de unir el sur de América Latina con la Unión Americana.

Sí, casi todos los parrilleros del norte comparten un rasgo en común: sus vidas laborales son totalmente distintas a su pasión por la carne. Ésta es justo eso, una pasión, un pasatiempo, una manera de liberar el estrés que genera la cotidianidad.

Se vale poner todo en el asador: carne de res, cerdo, pollo y hasta vegetales.

A continuación, los Sabor Asados comparten la receta de papadas de cerdo marinadas en limón, ajo, sal y un sazonador con varias especias:

Y esta es una receta muy original de los Chulengo Smoker Team: rib eye en aguachile. Sí, ¡se vale!