Animal Gourmet
HistoriasPost

El caso de la Tutsi Pop y otros dulces mexicanos con plomo

tutsi pop y dulces contaminados con plomotutsi pop y dulces contaminados con plomo

Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública reveló que dulces mexicanos consumidos principalmente por niños contienen niveles de plomo más elevados de los permitidos.

Los dulces con concentraciones de este metal pesado por encima del límite son la Rockaleta Diablo, el Tiramindo, la Ricaleta Chamoy, la Tutsi Pop y la Indy Marimbas.

A través de un comunicado difundido en redes sociales, la empresa Tutsi aseguró que “Tutsi fue aprobado como producto inocuo por su casi nulo contenido de plomo (0.005 ppm)” por el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco A.C.

El plomo es un metal tóxico presente de forma natural en la corteza de la Tierra. Por su toxicidad, es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los 10 elementos químicos de mayor preocupación: si bien cualquier individuo expuesto a este metal puede presentar daños en su salud, las mujeres embarazadas y los niños son particularmente vulnerables.

Presente en la vida diaria, el plomo se ha detectado en diversos productos de uso común: cosméticos, pigmentos, medicamentos, artículos de joyería, juguetes e incluso en el agua potable canalizada a través de tuberías de plomo y recipientes o utensilios de loza vidriada, “la principal fuente de exposición a plomo en México“, según la doctora Marcela Tamayo. “Cada vez que se consumen alimentos (en especial salsas o comida ácida) preparados, servidos o almacenados en este tipo de cerámica, se desprende plomo y nos lo comemos.”

En seis puntos te explicamos el caso de los dulces:

*En el 2016, la doctora en epidemiología ambiental y ocupacional Marcela Tamayo Ortiz publicó el trabajo llamado Lead in candy consumed and blood lead levels of children living in Mexico City, el cual reveló que los dulces antes mencionados contenían concentraciones de plomo por encima del límite.

*Sí, hay un límite permitido de plomo. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos lo estipula.

*¿Por qué una organización estadounidense está involucrada en este caso de dulces mexicanos? Esta investigación surgió por antecedentes de los años 90 y principios del 2000, cuando estudios en EU reportaron concentraciones de plomo en dulces. “Este país tiene un sistema de monitoreo de niveles de plomo en la sangre muy bueno”, explica la doctora Marcela Tamayo. “Muchos estados de ese país comenzaron a detectar a niños con niveles de plomo alto, cuestionándose la procedencia del plomo: las investigaciones vieron que provenían de dulces hechos en México”.

*¿Qué hicieron los investigadores para concluir que estos dulces mexicanos tenían más plomo de lo permitido? Preguntaron a madres y niños sobre los dulces que habían consumido en la última semana por medio de un cuestionario, y se midieron las concentraciones de plomo en muestras de diferentes marcas de dulces de consumo frecuente en los participantes. “De los 20 dulces que nos reportaron como más consumidos analizamos las concentraciones de plomo y detectamos niveles de plomo por encima de lo que ha catalogado como permisible la FDA”, dice la doctora Marcela Tamayo.

*Ojo, el estudio señala que la mayoría de las muestras de caramelos tenía concentraciones de plomo por debajo del límite de la FDA, que es de 0.1 ppm, pero que en algunas se encontraron altas concentraciones.

*Entonces, ¿cuánto plomo tenían los dulces que salieron “positivos”? La Rockaleta Diablo 0.70, el Tiramindo 0.37, la Ricaleta Chamoy 0.19, la Tutsi Pop 0.13 y la Indi Marimbas 0.22.

Los efectos del plomo en la salud

La doctora Marcela Tamayo explica que:

*Los efectos del plomo en la salud no son visibles de manera inmediata.

*Afecta el neurodesarrollo de los niños.

*Una vez dentro del cuerpo, el plomo se distribuye hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones, y se deposita en huesos y dientes, según la OMS. Cuando se deposita en huesos puede “vivir” ahí por 20 o 30 años, pero luego, este mismo plomo puede salir al torrente sanguíneo y circular en la sangre.

¿Hay manera de evitar el plomo?

Según la doctora Tamayo, “no hay nivel seguro de plomo para el cuerpo, pero en México no existe un sistema de monitoreo para conocer las concentraciones de plomo en la población.”

Sin embargo, Tamayo dice que “una alimentación sana podría aminorar la absorción de plomo y, por lo tanto, el riesgo de enfermedades motoras, renales, entre otras, durante el desarrollo y la etapa adulta”.

Lee la nota completa aquí. Y lee el estudio por acá. 

 

Deja tu comentario: