El restaurante cubano de Aduriz y Olvera - Animal Gourmet
Animal Gourmet

No satisfechos con los logros que han trabajado y conseguido, uno en el País Vasco y el otro en México, los chefs Andoni Luis Aduriz y Enrique Olvera se han puesto un reto aún mayor: echar a andar un restaurante en Cuba y convertirlo en uno que sea premiado por alguna lista en cuyas categorías exista la que galardone a los «más divertidos del mundo».

¿Cuáles serían los ingredientes con los que trabajarían? “Pescados, cerdos, frutas, vamos a divertirnos”, respondió sonriente Olvera a Animal Gourmet, durante la cena que el chef vasco ofreció en Pujol.

Con influencias española, africana y hasta china, la cocina cubana está llena de platillos especiales. «Congri», esa mezcla de frijoles colorados, carne de cerdo, chicharrones, tocino y arroz, los buenísimos lechones, yuca, tostones de plátano y los tamales de mariscos, por lo que a pesar de la indudable escasez de ingredientes en la isla, es evidente que los cocineros van a lograr magia en la propuesta de cocina en su restaurante caribeño. Todo, siempre, acompañado de buenos mojitos y muy buen ron.
“Estamos en una etapa en donde no solamente queremos cocinar bien, de forma creativa y cocinar cocina contemporánea. ¿Por qué no crear un proyecto que aspire a ser parte de una hipotética lista de los restaurantes más divertidos del mundo?”, comentó Aduriz a la agencia de noticias Reuters en los días en los que cocinaba con el equipo de Pujol en la ciudad de México un espectacular menú que él mismo calificó “el mejor menú que Mugaritz había cocinado nunca fuera de su restaurante”.

Andoni Luis Aduriz se ha consolidado como uno de los grandes contemporáneos españoles con su restaurante Mugaritz en la región vasca y, Enrique Olvera es uno de los cocineros mexicanos más destacados y con mayor presencia internacional. El lugar seis y el 20, respectivamente, en la lista de los mejores restaurantes del mundo que la revista Restaurant y sus jueces califican.

Hoy, en Cuba, a diferencia de las limitantes previas que permitían establecimientos de muy pocos comensales, los restaurantes pueden recibir hasta 50 comensales y algunos de ellos, conocidos como “paladares”, están diseñados especialemnte para el turista y son producto de una alianza privada y estatal e incluso pueden importar algunos productos.

La Habana tiene una oferta gastronómica creciente con cocina española, italiana y hasta rusa de la que gozan principalmente turistas, extranjeros y expatriados que viven en la isla, y miembros del servicio exterior. De acuerdo a cifras recientes, en Cuba operan más de mil 500 restaurantes privados cuya oferta va desde la cocina criolla hasta cocinas lejanas, algunas recientes hamburgueserías o sitios de tapas y, particularmente en La Habana, se ha experimentado un importante auge gastronómico derivado de las reformas económicas que el presidente Raúl Castro ha puesto en marcha en aquel país.

Aduriz y Olvera harán, estamos seguros, un gran papel en la oferta isleña y, además, los cocineros han planteado generar una experiencia gastronómica muy democrática y que no haga distinción entre clases sociales. “La gastronomía no es un privilegio de gente con dinero, sino de gente inteligente, ¿por qué no soñar con un restaurante donde se consiga que se mezclen las clases sociales y la gente no se pregunte quién es?”, señaló en entrevista Aduriz.

No perdamos de vista este proyecto, el lugar donde se establecerá y la fecha de su apertura.