drag_handle

Cinco errores al tratar de eliminar el azúcar de la dieta

Por Mariana Toledano

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “todos aquellos añadidos a la comida por el fabricante, los cocineros o los consumidores, además de aquellos presentes de forma natural en la miel, los siropes y los zumos” son catalogados como azúcares refinados. Lamentablemente nuestro consumo es excesivo y debería reducirse. 

El incremento del consumo del azúcar se encuentra ligado íntimamente a la obesidad y a la diabetes. Sin embargo, los problemas podrían ser peores. Según un estudio publicado en  American Journal of Clinical Nutrition, aquellas personas que comen demasiada azúcar tienen diez por ciento más probabilidades de morir de forma prematura. Es por ello que la OMS planea bajar el consumo de azúcar de 10% al 5% de la ingesta diaria.

Debido a esto y la gran cantidad de información que circula al respecto, muchas personas han comenzado a limitar su consumo de azúcar, lo cual resulta benéfico siempre y cuando se realice de manera correcta. Para evitar un desequilibrio o fallar en el intento, el diario El Confidencial lanzó una lista basada en los estudios realizados por la chef y especialista en nutrición estadounidense Pooja Mottl, autora del libro The 3-Day Reset con los cinco errores más comunes que comete la gente al dejar de consumir azúcar que te compartimos a continuación.

Error 1: Rechazar todos los alimentos dulces

Al tratar de eliminar el azúcar de nuestra dieta pensamos que es necesario eliminar todos los alimentos dulces. Sin embargo, no todos los alimentos dulces contienen azúcar, ni todos los alimentos salados están exentos de ella.

Dejar de lado por completo el azúcar refinado de nuestra dieta no es sinónimo de dejar de comer cualquier dulce, además este proceso no será fácil porque estamos muy acostumbrados a ella. De acuerdo con Mottl, debes adoptar alternativas basadas en alimentos con azúcares naturales, de lo contrario la dieta no será sostenible.

Una gran opción para saciar el antojo de algo dulce es consumir frutas naturales.

  Error 2: Eliminar de la dieta sólo los alimentos dulces

No sólo los alimentos duces contienen azúcar, existen algunos que ni te imaginas la cantidad exagerada de refinados que contienen. Los nuggets de pollo, los embutidos, la cátsup, las salsas para pasta y algunos panes están repletos de azúcares añadidos. Para evitarlo,  Mottl recomienda leer muy bien la etiqueta de los productos.

 Error 3: Olvidar que el azúcar tiene muchos nombres

Existen muchas formas de sumar azúcar a los alimentos, las cuales tienen nombres muy distintos. Es por ello que es importante que sepas qué ingredientes son azúcares añadidos. Algunos son más perjudiciales que otros, pero aquellos a los que debes prestar atención son:

  • Jarabe de maíz de alta fructuosa
  • Endulcolorante de maíz
  • Azúcar moreno
  • Jugo de caña evaporado
  • Concentramos de zumos de frutas
  • Glucosa
  • Fructuosa
  • Lactosa
  • Y en general, las palabras terminadas en -osa (discáridos)

Error 4: No definir qué azúcares vas a evitar tomar

Mottl sugiere dejar de consumir en la manera de lo posible todos los azúcares con excepción de los integrales, es decir, aquellos que aparecen de forma natural en los alimentos frescos, así como los endulcorantes mínimamente procesados. Estos endulcorantes también son azúcar, no obstante, son más saludables aunque tampoco se debe abusar de ellos, ya que si tienes alguna intolerancia o enfermedad causan el mismo efecto. Estos son:

  • Jarabe de arce
  • Miel cruda
  • Panela (jugo de caña de azúcar puro)
  • Azúcar de palma de coco

 Error 5: No consumir ningún tipo de azúcar durante mucho tiempo

Eve Schaub, investigador estaounidense, narra en su libro Year of no sugar, su intento por evitar durante todo un año la mayoría de los tipos de azúcar, quizá esto fue satisfactorio porque no fue algo radical. Pero, a pesar de que nuestro consumo de azúcar es excesivo, han un mínimo que debemos consumir para mantenernos saludables.

No se trata tampoco de satanizar el azúcar, la energía que nos proporciona es necesaria para el buen funcionamiento de nuestro cerebro, los ojos, el sistema nervioso, los músculos, los glóbulos rojos y un sinnúmero de elementos más. Lo importante es tratar de no consumir más de 25 gramos de azúcar al día, aunque suele ser difícil, ya que una lata de refresco tan sólo tiene 40 gramos.