#RECETA Prepara 'buttermilk' en casa - Animal Gourmet
Animal Gourmet

A quienes nos da ilusión buscar recetas nuevas en libros o explorar novedades en internet para aquellas tardes lluviosas donde se antoja un pastel, tarta, magdalena o panqué, en más de una ocasión nos hemos encontrado entre los ingredientes de la receta —particularmente las de origen sajón—, que pide se añada buttermilk.

El buttermilk es simplemente un suero de leche que sobra cuando se prepara mantequilla de forma tradicional y que se obtiene añadiendo bacterias de ácido láctico a la leche.

Y ¿para qué sirve en repostería? Básicamente genera que los productos horneados sean más esponjosos y suaves, pero en muchos países de habla hispana no es frecuente encontrarlo de forma comercial.

La buena noticia es que es muy fácil prepararlo en casa y puede convertirse en un arma secreta para los panquecitos de aceite de oliva, cupcakes o hasta los tradicionales hotcakes. Solamente hay que combinar leche con una cucharadita de jugo de limón y, al dejarlo reposar unos minutos parecerá más bien leche cortada pero se habrá convertido en buttermilk tradicional.

Acá unos trucos y medidas para la receta:

  1. Por cada 250 mililitros de leche añadir 15 mililitros o una cucharada de zumo de limón. Revolver bien y dejar reposar 15 minutos.
  2. La leche se vuelve más espesa casi como yogurt y parecerá cortada.
  3. El buttermilk se puede preparar o bien conjugo de limón o con vinagre de manzana, en este caso dos cucharadas.