Cafetería Trevi y Tortas Robles, dos negocios en riesgo de desaparecer
Animal Gourmet
LugaresMenú del día

Cafetería Trevi y Tortas Robles, dos negocios clásicos en riesgo de desaparecer

Por Érika Choperena (@eri_hope)

Frente a la Plaza de la Solidaridad y a un lado de la Alameda Central, en el Centro Histórico de la ciudad de México, hay un edificio que ha sobrevivido estoicamente los sismos de 1985 y 2017 sin una sola cuarteadura, esa construcción que aún hoy -y desde hace 63 años- alberga la Cafetería Trevi, las Tortas Robles -desde hace 28- y un conjunto de departamentos. En sus locales han pasado varios negocios, pero este par ha burlado el paso del tiempo.

Al menos, hasta el momento.

Desde inicios de 2018, este edificio se encuentra en litigioLa gentrificación del Centro Histórico ha obligado a los dueños de edificios antiguos a convertirlos en negocios rentables y avanzar conforme las exigencias de una ciudad en constante modernización.

Si el movimiento 0600 Plataforma Vecinal y Observatorio del Centro Histórico es abatido por gigantes inmobiliarios, próximamente veremos un hotel boutique y oficinas de coworking en este edificio. La única opción de este movimiento es juntar 80 millones de pesos, cantidad que les pidieron por quedarse en esta construcción.

¿No conoces la Cafetería Trevi y las Tortas Robles? Aquí te las presentamos:

Cafetería Trevi

Esta cafetería fue inaugurada en 1955 por un turista italiano llamado Franco Pagano, quien vio la oportunidad de negocio y se animó a abrir un restaurante que nombraría en honor a la Fuente de Trevi, en Italia.

Después del sismo de 1985, el dueño traspasó el negocio a su trabajador de más confianza, el señor José Luis Dávila, quien comenzó a los 15 años de edad y hoy tiene 78. Con mucha paciencia, Dávila aguantó la falta de clientes derivada de la ausencia de tránsito por la devastación del Centro Histórico.

Hoy, el sobrino de Dávila, Julio César Castillo, es el encargado de la cafetería.

En este sitio con tanta historia encuentras un menú de comida corrida principalmente con platillos mexicanos, además de café, pan y, por supuesto, un clásico italiano: las pastas.

Tortas Robles

Alejandro Robles las fundó en 1947, aunque la tortería no siempre estuvo en este edificio. Robles llegó de Sonora al entonces Distrito Federal para probar suerte, por lo que para generar algo de dinero comenzó a vender las tortas que su esposa preparaba. Después de venderlas durante 10 años en la calle, se establecieron en Basilio Vadillo, también en el Centro, y en 1990 llegaron al edificio frente a la Alameda Central

Dentro del local actual existe una pared llena de fotografías en blanco y negro, regalos de distintos clientes -principalmente periodistas y fotógrafos- al señor Robles, quien se ganó el corazón del gremio por regalar tortas el 1 de septiembre a todos los que cubrían el informe presidencial

Hoy, su hija, Guadalupe Robles, se encarga del negocio y ella personalmente prepara cada una de las tortas.

Su especialidad son las tortas frías de jamón con pastel de pollo y frijoles caseros, pero si tu antojo es otro también ofrecen flautas de pollo, carne y papa.

Además, este edificio también alberga el Café Denmedio -que lleva 9 años-, inquilinos con hasta 15 años de antigüedad, un bar que sustituyó a La Rayuela, otra cafetería y una cantina, estos tres negocios relativamente nuevos.

Inquilinos, comercios y vecinos del Centro uscan defender la memoria histórica que resguarda este edificio art decó. En los últimos meses han organizado eventos en conjunto para hacer visible el movimiento; visita la página de facebook para más información acerca del próximo.