13 datos que no sabías del Oktoberfest, el enorme festival de cerveza
Animal Gourmet
HistoriasMenú del día

13 datos que no sabías del Oktoberfest

Por La Buena Cheve

Cada año, en Múnich, Alemania, se realiza un festival donde el lúpulo es el rey, el Oktoberfest. Millones y millones de locales y turistas de todo el mundo se unen por el amor a la cerveza. Ya van más de 200 años de celebración, por lo que ya te imaginarás la cantidad de cosas que han pasado. Por eso te compartimos 13 datos curiosos que tal vez no sabías de la fiesta de la cerveza más grande del mundo.

1. El Oktoberfest fue un bodorrio

¡Khé! La primera edición del Oktoberfest se celebró el 12 de octubre de 1810 en honor a la boda del príncipe Luis de Baviera con la princesa Teresa von Sachsen-Hildburghausen. O sea, fue una especie de banquete de boda ¡casual! Un año más tarde celebraron de la misma manera el aniversario de la boda. Lo demás es historia…

2. ¿Septemberfest?

Como probablemente sospeches, Oktoberfest significa “Fiesta de Octubre”, pero desde 1872 se dejó de celebrar en ese mes. ¿Por qué? Pues en resumen, les dio frío. Se dieron cuenta que las bajas temperaturas de mediados de otoño generaban un clima poco festivo, por lo que decidieron adelantar el festival para alcanzar aún un poco de calorcito rico. Desde esa fecha para acá, el Oktoberfest empieza a finales de septiembre.

3. “¡Qué se abra el barril!”

Ya saben que los alemanes son muy rectos, ¿no? Pues el festival no puede iniciar sin el permiso del alcalde al grito de “¡O’zapft is!”, que significa “¡Qué se abra el barril!” o algo así… el caso es que con eso ya empieza la pachanga.

4. Chingos de borrachos

Año con año, el Oktoberfest recibe, en promedio, a 6 millones de personas. Extranjeros son solo el 19%. El año que rompió récord fue 1985, cuando asistieron más de 7.1 millones.

Oktoberfest Bavarian Background Munich Human

5. Cerveza VI

La cerveza que venden en el Oktoberfest viene de las seis mejores cervecerías de Múnich: Hacker Pschorr, Augustiner, Hofbräu, Spaten-Franziskaner, Lowenbrau y Paulaner, cervezas que cumplen las exigencias del Reinheitsgebot con rigurosidad. Reinheitsgebot es “la ley de pureza” y proclama que las cervezas no deben de contener ingredientes adicionales a los cuatro básicos que son agua, malta, levadura  y lúpulo. Además, tiene 1.3 por ciento de alcohol más que las normales.

6. Millones y millones de litros

¿Cuántos litros de cheve crees que se consuman en el evento? En cada una de las ediciones del Oktoberfest se beben, en promedio, 7 millones de litros de cervezas. El récord se rompió de manera impresionante en el aniversario número 100, cuando la cantidad llegó a 12 millones de litros de cerveza. Y de aquí se deriva el siguiente dato…

7. Bendita sea la Cruz Roja

En cada edición del festival, entre 600 y 800 personas son atendidas por congestión alcohólica. Por eso, en el Oktoberfest siempre hay una carpa con más de 100 integrantes de la Cruz Roja listos para lo que se necesite.

8. Mmmta… ¿cómo que el Oktoberfest no se llama Oktoberfest?

Bueno, sí, el festival es conocido mundialmente por Oktoberfest, pero los locales no lo llaman así, sino que lo llaman Wiesn, que viene del lugar donde se celebra, Theresienwiese, que, por cierto, es una pradera enorme de más de 45 hectáreas. Aquí se ha llevado a cabo el festival desde sus inicios. Theresienwiese significa “Campo de Teresa”, en honor a la princesa de la boda que originó el Oktoberfest.

9. El clásico outfit

Si te quieres ver súper in en el Oktoberfest no te debe de faltar el outfit perfecto, o sea, la vestimenta tradicional de Baviera. Los hombres usan una especie de overol de piel llamado lederhosen y las mujeres un vestido con corsé llamado dirndl.

10. Niños bienvenidos

Los organizadores del Oktoberfest poco a poco han querido alejarse de esa imagen que tiene el evento de borrachera y perdición. Aunque la feria siempre ha sido una parte importante del festival, desde hace unos años le echan más ganitas a esa parte, con el objetivo de volver a la idea original del Oktoberfest y hacerlo más familiar. La feria cuenta con una rueda de la fortuna, montañas rusas y juegos y atracciones típicas bávaras aptas para todas las edades. Además, jóvenes de 14 años pueden tomar cheve acompañados de un adulto. ¡Diversión para todos!

11. Extraños objetos perdidos

Es normal que cuando a uno se le pasan las copas -en este caso, los tarros- se pierda la noción de las pertenencias personales. Cada año se pierden alrededor de 4 mil artículos, entre ellos pasaportes, carteras, celulares, ropa, ¡hasta niños! Pero no hay problema, existe una oficina de objetos perdidos y allí puedes intentar recuperar tus cosas o a tu hijo…

12. Muy contadas las cancelaciones

Si hay algo que aplaudirles es que en los 200 años que lleva celebrándose el Oktoberfest, solamente se ha cancelado 24 veces y realmente por causas de fuerza mayor. De 1939 a 1948 fue el periodo más largo sin festival debido a la Segunda Guerra Mundial. En otra ocasión se canceló por una epidemia de cólera.

13. ¡Einstein se dio el rol por el festival!

Suena raro, pero es real. A los 17 años, el famoso científico Albert Einstein asistió al Oktoberfest de 1896, pero no crean que fue a empedarse, sino que trabajó como electricista y también ayudó a montar las carpas del festival. ¿Qué loco, no?

Y, de pilón, ¿sabías que Paris Hilton está vetada del festival? ¡Sí! Se le hizo fácil asistir y promocionar un vino barato en el evento sin pedir permiso a los organizadores, por lo que desde el 2006, la heredera multimillonaria no puede pisar un Oktoberfest.

Qué triste estar vetado del festival de cerveza más importante del mundo, ¿no? Hay que aprovechar que nosotros no lo estamos (aún)… ¿vamos?

*Este texto es original de La Buena Cheve, un blog especializado en cerveza. Consulta aquí este y otros contenidos.