Del grano a la tablilla ¿Cómo es el proceso del cacao para ser chocolate rosa?
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial

Para muchos es casi imposible que pueda existir un chocolate rosa de forma natural. Para tu sorpresa, sí existe y es KitKat ® Ruby, el cual utiliza granos de cacao rubí para crear una nueva variedad con sabor afrutado y textura cremosa.

En el mercado hay muchas variedades como el amargo, con leche o blanco que se adaptan a los gustos de cada paladar. Después de muchos años se une a esta variedad de chocolates el innovador chocolate rosa.

Este nuevo producto utiliza la maravilla natural de los granos de cacao rubí especialmente seleccionados por su llamativo color y su sabor único sin saborizantes ni colorantes

En los años 80, una empresa llamada Barry Callebaut descubrió que los componentes de ciertos granos podrían producir un chocolate con un sabor y color excepcionales.

El secreto: las condiciones de cultivo y selección junto con la experiencia de la industria para hacerlo realidad.

Te puede interesar:

¡Ya llegó a México el chocolate naturalmente rosa!

¿Qué es el chocolate blanco realmente?

El camino del cacao hasta convertirse en chocolate

Del grano a la tablilla ¿Cómo es el proceso del cacao para ser chocolate Ruby?

La planta transformadora de cacao más grande del mundo es originaria de Suiza y es exactamente esta la que descubrió, tras muchos años de investigación, cómo lograr tener chocolate rosa.

Aquí es donde inicia el camino de un grano hasta convertirse en la barra de chocolate que disfrutas como antojito de media tarde.

Dentro de las instalaciones de Barry Callebaut, los frutos pasan por un proceso largo y cuidado de selección.

Para elaborar el exclusivo chocolate rosa, los frutos deben de tener condiciones de cultivo muy específicas. Los lugares principales donde se encuentran las variedades óptimas para este producto están en Ecuador, Brasil y Costa de Marfil.

El cacao debe dejarse fermentar para desarrollar ciertos aromas y sabores que le dan personalidad propia. Posterior a eso se secan para después seleccionar los granos que son aptos para convertirse en chocolate Ruby.

Como últimos pasos, se debe pasar por un proceso de tostado que potencia aromas y sabores. Después de esto sigue la molienda de la cual se obtienen dos productos: licor (que se comercializa en líquido) y pasta de cacao que será la materia prima para hacer nuestro chocolate favorito.

Este proceso sucede también con el chocolate que se conoce como amargo u obscuro. En el caso de ruby, la empresa descubrió un método -secreto y patentado- en el cual, además de todo el proceso regular, identifica los perfiles seleccionados y desbloquea el sabor a bayas y el color ideal.

Chocolate rosa, el alma de KitKat® Ruby

Cada vez que compras un producto de KitKat® tienes seguridad de varias cosas. En primer lugar, el chocolate es cremoso y está en el punto exacto de sabor.

Otra cosa que amamos son las capas crujientes de oblea en cualquiera de sus versiones: chocolate oscuro, con leche, chocolate blanco y ahora Ruby. También tienes la certeza de que lo puedes utilizar para complementar postres o cocinar con él y el resultado será fantástico.

Además de esto, al escuchar KitKat® Ruby también puedes dar por hecho algunas otras características como que el sabor será fresco.

También es toda una experiencia visual; puedes revisar la etiqueta y te darás cuenta de que no tiene ningún colorante añadido entre sus ingredientes ¡es auténticamente rosa!

Esta variedad de chocolates se fabrica en una planta en Hamburgo, Alemania, y se distribuye al resto del mundo.

Aunque en otros países existen variedades de KitKat® como verdes o naranjas. En el caso del Ruby, no hay nada externo al grano que aporte el sabor fresco que percibas.

¿Sabes qué es lo mejor del caso? ¡Que lo puedes conseguir en muchas tiendas de autoservicio y de conveniencia así que corre por uno y pruébalo!

Blondies de chocolate blanco con tropiezos de KitKat ® Ruby

Ingredientes

  • 2 ¼ tazas de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 ½ barra de mantequilla
  • 1/2 taza de chocolate blanco derretido
  • ½ taza de azúcar blanca
  • ¾ taza de azúcar mascabado
  • 1 cucharada de esencia o extracto de vainilla
  • 2 huevos
  • 1 ½ tazas de KitKat® Ruby partido en trozos pequeños + unos trozos más para decorar

Procedimiento

  1. Precalentar el horno a 180°C. Engrasar un molde de 20×20 y cubrir de harina. Reservar en el refrigerador.
  2. Mezclar la harina, el bicarbonato y la sal en un recipiente y reservar.
  3. Derretir a baño maría el chocolate blanco y reservar.
  4. En otro recipiente, acremar la mantequilla e ir agregando poco a poco la azúcar blanca, el mascabado, el chocolate blanco y el extracto de vainilla hasta que quede una consistencia homogénea.
  5. Uno por uno, incorporar el huevo.
  6. Poco a poco agregar la mezcla de harina y cuando esté integrado dejar de batir inmediatamente.
  7. Con ayuda de una espátula, incorporar los trozos de KitKat® Ruby.
  8. Colocar en el recipiente previamente engrasado y enharinado y hornear durante 25 minutos o hasta que las orillas comiencen a dorar.
  9. Sacar del horno, dejar enfriar completamente antes de cortar y decorar con más trozos de KitKat® Ruby. Servir.