drag_handle
Foto: Canva

Hábitos para que gastes menos en el supermercado

Por Paulina Gutiérrez

La inflación, la cuesta de enero y lo gastadxs que hemos estado en estos últimos meses debido a fiestas y compromisos nos hicieron reflexionar un poco en formas de ahorrar y mejorar nuestros hábitos al comprar; así que hicimos esta guía para gastar menos en el supermercado. 

En ocasiones es fácil caer en la rutina del cafecito mañanero de la cafetería cerca de tu oficina o el taco placero de la esquina. Pero seamos honestos, aunque no tiene nada de malo consentirnos de vez en cuando para relajarnos o darnos un gustito, la vida cada vez está más cara y es difícil ahorrar si nos damos estos gustos muy seguido. 

Reflexionando un poco en este tema y con la intención de generar mejores hábitos al comprar, pensamos que lo mejor es empezar por lo básico: en la cocina

La cocina es donde en general pasamos un muy buen rato de nuestro día planeando el menú de la semana, cocinando o lavando. Por esta razón consideramos que es un buen punto de partida. 

Empecemos por lo que NO debes hacer:

  1. Comprar sin una lista definida.
  2. Comprar y comer alimentos fuera de temporada. Estos suelen ser más caros y duran menos en el refrigerador. 
  3. Ir al supermercado con hambre. Trata de traer botanas a la mano o comer antes, para evitar mal gastar y comprar simplemente por antojo.
  4. Comprar todo pre-hecho. Lo mejor es comprar el pollo entero o las verduras frescas y no en bolsa, para ahorrarte unos pesos y tener mejor calidad de producto. Más fresco y económico.

Cómo gastar menos en el supermercado

  1. Prepara un menú semanal para que sepas exactamente qué necesitas comprar y así no gastes de más.
  2. Haz una lista por sección del súper. Ejemplo: carnes, enlatados, jabones, verduras. Esto ayuda a enfocar tu lista en el menú que creaste para la semana y en realmente comprar lo que necesitas.
  3. Hacer un pequeño inventario de lo que tienes y anotar lo que te hace falta. Esto incluye jabón de platos, esponjas, servilletas, etc. Enlista todo por prioridades y ve comprando poco a poco.
  4. Evita pasearte por los pasillos para que no te encuentres cosas que no necesitas pero quieres comprar. Únicamente ve a las secciones que tu lista indica.

Además, recuerda comerte toooodo lo que tienes en tu refri antes de salir a comer o pedir comida a domicilio, así evitarás que se te eche a perder, ahorrarás dinero y, de pilón, comerás mejor.