Animal Gourmet
LugaresPost

Karaoke, buena comida y buena bebida en Kaito izakaya, un rincón japonés

En la cultura japonesa, un izakaya es un pub japonés, un lugar tirándole al ambiente cantinero que sirve comfort food. Aquí no debe haber complejidad, se requiere de sencillez para sentarse, desabotonarse la camisa e hidratarse con más de un trago mientras te consientes con rollos de sushi, okonomiyaki (pizza japo de col con carne de cerdo), bolitas de harina rellenas de pulpo, platos hondos de ramen y demás.

Hace ocho meses, tres amigos y socios abrieron un izakaya en la colonia Del Valle, un concepto muy conocido en Japón pero reciente en México. Lo nombraron Kaito, que significa “mujer buceadora”, conocidas por sumergirse en las profundidades del agua en búsqueda de perlas preciosas.

Años atrás, el segundo piso del clásico restaurante japonés Deigo solía ser un karaoke exclusivo para clientes japoneses que acostumbraban desahogar la semana todos los viernes por la noche. Ahora ese lugar es Kaito izakaya, un concepto gastronómico japonés que extiende su oferta a todo el público y que recibe a los comensales con un “maneki” (gato de la suerte) en luces neón. No, el karaoke y los micrófonos para los despechados no se fueron; detrás de una puerta que simula un refrigerador se esconde un espacio para las complacencias musicales.

Kaito inició con la propuesta de invitar al comensal mexicano a probar la tradición de Japón, pero la cocina del chef Antonio Sodi  y la visión de los tres socios de este izakaya se han encargado de crear una propuesta que no imponga sabores, sino que los comparta y complemente con otros.

“Queríamos que fuera un espacio pensado para la coctelería y que la comida tuviera un papel de acompañamiento” , explica Carlos Castillo, uno de los socios de Kaito. “Arrancamos con esa idea, pero ahora tanto la coctelería como la comida se complementan, las dos cartas destacan según la ganas de comer del cliente o sus ganas de beber”.

Se trata un poco de jugar con ingredientes, mantener la tradición y aventurar y consentir al comensal. En los últimos meses han buscado “mexicanizar” algunas recetas, incluir un par de postres como las gyozas de manzana o el esponjoso panqué de matcha y dar espacio a nuevos platos como el Aji Fired, un jurelito empanizado con un estilo fish & chips acompañado de salsa tártara.

“Recientemente en un viaje a Japón nos dimos cuenta que acostumbramos a no querer alejarnos de lo que se sirve en un izakaya tradicional, pero estando allá nos dimos cuenta que los  ingredientes, las costumbres, incluso la forma en que comen, influyen en la receta. Tampoco está mal que haya cambios para adaptarlos a los gustos de nuestros comensales”, cuenta Carlos.

La comida no es lo único que ha cambiado desde su inauguración. La coctelería empezó básica y ahora experimentan con nuevos ingredientes. Siempre hubo coctelería de autor a cargo de la reconocida jefa de barra Claudia Cabrera, pero conforme la cocina de Kaito crece la variedad de cocteles va a la par, pues cada ingrediente que se utiliza en cocina para Claudia es un elemento creativo que se puede aplicar maravillosamente en un trago.

¿Hay hongos shitakes? Bueno, pues por qué no un sake infusionado con estos hongos, jugo de jitomate especiado con sriracha, una mezcla de salsas, jugo de limón, escarchado con sal de shitake y curry, acompañado de una brocheta de pepino y jengibre.

Uno de los cocteles consentidos es el Godzilla Sake, el cual lleva jarabe de wasabi, Beefeater, cítricos y lemongrass. Además de la variedad de sake y shochu, los cocteles kamikaze son tragos más fuertes, más sencillos y sin tanto ingrediente. Un par de  Hendricks Maki (Hendricks, sake, mirin, Pama, miel de abeja, limón y shari) y estás listo para entrar al karaoke.

Próximamente Kaito tendrá una carta de grandes marcas de whisky para darte más motivos para seguir visitando este izakaya que mueve a la Colonia Del Valle.

Kaito Izakaya

Dirección: Enrique Pestalozzi 1238, colonia Del Valle Centro.

Twitter: @kaitoizakaya1

Facebook: facebook.com/kaitoizakaya

Instagram: @kaitoizakaya

Deja tu comentario: