#Receta: Huevos benedictinos - Animal Gourmet
Animal Gourmet

¿Cuál es el origen de los huevos benedictinos? Nadie lo sabe a ciencia cierta. La versión más difundida señala a Samuel Benedict, un agente de bolsa retirado, quien un día pidió un par de huevos escalfados con pan tostado, tocino crujiente y salsa holandesa en el afamado hotel Waldorf de Nueva York, Estados Unidos, a manera de remedio para la resaca.

El platillo agradó tanto al mâitre d’hôtel, Oscar Tschirky, que decidió agregarlo al menú.

Otra versión más asegura que el verdadero artífice del platillo fue el papa Benedicto XIII quién, debido a sus problemas digestivos, solía comer alimentos blandos y sus preferidos eran los huevos escalfados con pan tostado y salsa de limón. Diche receta habría sido modificada después en el hotel antes mencionado.

Sea cual sea la verdadera historia, nadie puede negar que los huevos benedictinos son un clásico que no puede faltar en los grandes restaurantes, además de ser una gran opción para el desayuno. Por eso te pasamos la receta para que los prepares en casa y los disfrutes.

 

Ingredientes (para 4 personas)

3 yemas de huevo

1 barra de mantequilla fría en cubos

1/4 de taza de agua

1 cucharada de jugo de limón

Sal y pimienta (al gusto)

1/4 de taza de vinagre blanco

4 huevos enteros

Pan integral

 

Preparación

Calentar a baño maría las yemas, el agua y el jugo de limón batiendo con el globo a fuego muy bajo. Agregar la mantequilla en cubitos, poco a poco, hasta lograr una salsa holandesa de buena consistencia. Agregar sal y pimienta al gusto. Apartar dejando cerca de la estufa.

Cuando termines la salsa holandesa procura sácala del fuego pero manténla cerca de la estufa. // Foto: Especial
Cuando termines la salsa holandesa procura sácala del fuego pero manténla cerca de la estufa. // Foto: Especial

Para hacer los huevos poché, en una olla no muy profunda hervir agua y agregar el vinagre y la sal. Bajar el fuego a mínimo. Vertir con cuidado un huevo entero sobre el agua hirviendo y con una cuchara ayudarlo a que no se expanda mientras se cuece durante aproximadamente 4 minutos. Sacarlo con un cucharón con hoyos.

Tostar pan integral que haya en casa y con un vaso cortarlos para darles forma redonda. Poner sobre el pan una rebanada de jamón caliente, colocar encima el huevo poché, y cubrirlo con la salsa holandesa.

La misma receta puede hacerse con salmón o lomo canadiense si se tiene a la mano, así como otra cualquier variedad de pan consentido como la versión clásica con english muffin que se puede conseguir en supermercados o panaderías especializadas.

Si después del primer intento el huevo poché no te quedó, te pasamos un video con un tip que podría ayudarte:

How To Make The Perfect Poached Egg Using Clingfilm from Taste Festivals on Vimeo.