Tres grandes inventos: cuchara, cuchillo y tenedor - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Los usamos todos los días sin conocer o, quizá, sin dar valor a la historia y la evolución que estos tres utensilios han tenido a lo largo de su existencia. Aquí les contamos un poco de la historia de cada uno de ellos.

Cuchara, el utensilio más antiguo

La palabra “cuchara” proviene del latín cochlea que significa “caracol” o “concha de molusco” y es uno de los utensilios más antiguos del planeta que se han utilizado para comer, cuyo origen se remonta a tiempos paleolíticos.

Cucharas de metal halladas en Pompeya que datan del siglo I. // Foto: Especial.
Cucharas de metal halladas en Pompeya que datan del siglo I. // Foto: Especial.

A diferencia del cuchillo y del tenedor, los primeros instrumentos que se utilizaron a manera de cuchara no necesitaban ser trabajados ni tallados, sino simplemente se encontraban y es por eso que este es el instrumento más antiguo de los tres artefactos. Conchas de mar o piedras con forma conveniente fueron los comienzos que dieron pie al desarrollo del objeto que hoy conocemos como cuchara.

El verdadero invento sucede cuando se le añade un mango a los recipientes. No existe periodo exacto al que se le pueda atribuir este gran avance, sin embargo la evidencia arqueológica sugiere que las cucharas con mangos fueron utilizados para fines religiosos por los antiguos egipcios en el año 1000 aC.

Los materiales se fueron sofisticando con el tiempo. El marfil, la madera, la piedra o el cuerno de ciertos animales fueron los primeros y se fueron detallando cada vez más e incluso decorados con jeroglíficos, motivos religiosos o tallados con diseño.

Cuando se trataba simplemente de consumo de alimentos, el material más común era la madera debido a su disponibilidad y bajo costo. Sin embargo, durante los imperios griego y romano, las cucharas de bronce y la plata eran ya comunes entre las sociedades de más alto nivel.

La primera evidencia documentada de una cuchara, tal cual la conocemos hoy en día, fue en Inglaterra en el año de 1259 y se le adjudica al vestuario de rey Edward I  ya que su uso como ornamento ceremonial con el fin de demostrar la riqueza y el poder era una práctica común.

El diseño de la cuchara ha cambiado a lo largo del tiempo, sin embargo podríamos decir que desde el siglo XVIII ha conseguido una forma estándar como elemento básico de mesas con una amplia gama de diseños y materiales.

Tenedor, el instrumento del diablo

La adquisición más reciente a la familia de los cubiertos es el tenedor. La palabra viene del latín furca  y el inglés antiguo forca. Se dice que las primeras apariciones de este utensilio con “dientes” fueron en el Antiguo Egipto donde constaba de un mango con dos horquillas bastante grandes que principalmente se usaban para cocinar y servir los alimentos.

Tenedores de bronce que datan del siglo VIII o IX hallados en Irán. // Foto: Especial.
Tenedores de bronce que datan del siglo VIII o IX hallados en Irán. // Foto: Especial.

En Italia, cuenta la historia que el Duque de Venecia, Domenico Selvo, se casó con la princesa bizantina Teodora Anna Doukaina, quien llevó tenedores de oro a Italia como parte de su dote. Al parecer, el evento fue un escándalo religioso pues se pensaba que era un instrumento monstruoso con puntas que insultaba a Dios quien nos había dado  dedos para comer. La princesa murió dos años más tarde de una enfermedad degenerativa misteriosa que fue considerada por muchos como un castigo divino por su soberbia por haber introducido el tenedor.

Durante el reinado de Carlos V en Francia (1364-1380) los tenedores comenzaron a volverse parte del inventario de mesa pero se especificaba que eran sólo para ser utilizados al comer alimentos que de otro modo podrían manchar los dedos.

La popularidad del tenedor comenzó a crecer durante el siglo XVI gracias a la pionera de la moda Catalina de Medici, quien introdujo el tenedor, así como la pasta, el aceite de oliva y la acertada separación de productos dulces y salados en 1533.

Los franceses también fueron lentos para aceptar los tenedores debido a los mismos estigmas religiosos negativos; sin embargo en 1560, según un libro de modales franceses, ya era costumbre utilizar este objeto como apoyo para comer ingredientes sólidos.

El "cuchador" (spork en inglés) combina cuchara, tenedor y cuchillo en uno. // Foto: Especial.
El “cuchador” (spork en inglés) combina cuchara, tenedor y cuchillo en uno. // Foto: Especial.

Un inglés llamado Thomas Coryate llevó los primeros tenedores a Inglaterra alrededor de 1611 después de verlos en Italia durante sus viajes. De nuevo muchos británicos estaban en desacuerdo con el objeto pues, otra vez, creían que sólo los dedos humanos eran dignos de tocar la comida de Dios.

Con el tiempo, la idea de comer con tenedor empezó a parecer cada vez más atractiva para aquellos que preferían su comida de forma más higiénica. Comienza a ser popular entonces con propósitos higiénicos y para evitar plagas y enfermedades. No obstante su mayor uso, muchos hombres todavía rechazaban la idea de comer con tenedor por considerarse un acto femenino.

Poco a poco llegaron a ser adoptados por las clases altas hasta convertirse en preciadas posesiones de materiales costosos destinados a impresionar a los invitados en los elegantes festines.

El diseño pasó de dos, a tres y luego cuatro dientes ya con una ligera curva ergonómica cómoda para transportar el mayor bocado del plato a la boca. La llegada de la Revolución Industrial, en el siglo XVIII,  comenzó también la democratización del uso del tenedor y se logró que clases altas, media y bajas lo usaran por igual.

Cuchillo, el arma e instrumento

La dualidad de uso de los cuchillos viene desde tiempos con una doble función: matar al animal que se va a comer y cortarlo en pedazos comestibles.

Juego francés de cubiertos de viaje que datan del siglo XVI. // Foto: Especial.
Juego francés de cubiertos de viaje que datan del siglo XVI. // Foto: Especial.

El cuchillo fue y sigue siendo una herramienta básica y el diseño de una especie de cinturón cuya finalidad es guardar un cuchillo enfundado cerca de la mano es paleolítico.

De piedra, cuerno, marfil, metal o cerámica, los cuchillos han sido un elemento clave en la historia del planeta. Desde lanzas para caza hasta los más sofisticados y especiales para cortar pescados; como armas o como utensilios para comer, el cuchillo ha estado tan presente como la comida en nuestras vidas.

Los cuchillos de mesa se ​​introdujeron alrededor de 1600. Sin embargo la idea de comer en familia con un arma en la mesa era un tanto desaprobada por lo que el tenedor comenzó a ganar más popularidad que el cuchillo.

En 1630 el Duque de Richelieu, en Francia, tuvo una brillante idea: mandó achatar todos los cuchillos de la casa para que las puntas afiladas de esta herramienta no fueran amenazantes durante la comida. Después se fueron diseñando normas y modales en la mesa para que el cuchillo simplemente cortara la carne y no lo transportara a la boca,  sino que el tenedor fuese el encargado de llevar el trozo de comida.