drag_handle

La democracia en México está 'término medio': González Aguadé

Por Animal Gourmet

Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, exdirector de CFE, Jaime González es un joven político cuya carrera se mantiene subiendo pero no olvida su origen: es fan de la cocina de su abuela.

Ahora, González Aguadé se une a la lista de los políticos que forman parte del selecto club Gourmet, un espacio donde nos cuentan los sabores personales, que siempre tienen presentes, y de los sinsabores que a veces puede ocasionar la política.

Los sabores de casa…

¿Tu primer referente en la cocina?

¡La comida de mi abuela! La verdad es que cocinaba muy bien, todos los sábados íbamos a comer a su casa y pues no se han repetido esas comidas. La verdad también mi mama cocina muy bien, obviamente.

¿Platillo favorito que evoque memorias?

Los canelones que siempre me hacia mi abuela en mi cumpleaños,sobre todo los hacía en Navidad los más complicados, porque hacía una cosa muy complicada… pero ya sabes, con bechamel, con carne, los tradicionales.

¿Restaurante favorito en México?

¡Híjole esa sí está más complicada! A la mejor el Alfredo Di Roma, ya ves que me gustan las pastas. El Merotoro también, tienen muy buen cerdo.

Cuando viajas, ¿cómo es tu experiencia gastronómica?, ¿le entras al ‘street food’?

Sí, sí, claro. Cuando se puede, ¿no? Pero ¡sí!

¿Quién es el mejor [email protected] del mundo? Y no me refiero a chefs.

¡Mi abuela!

¿Frito o a la plancha?

A la plancha.

¿Cocinar o comer?

No… ¡Comer!

De entre tus múltiples giras, ¿qué es lo más raro que has comido?

Em… Pues víbora o iguana.

¿Dulce o salado?

Pues depende, ¿no?, en qué momento… los dos.

La política se come despacio…

¿Restaurante bueno para la grilla?

Pues donde este uno, ¿no?

¿Qué relación encuentras entre la política y la comida?

No pues es igual: hay que comérsela despacio.

Comparado con el grado de cocción de una carne, ¿cómo está la democracia en México?

Término medio yo diría.

¿El plato más amargo de la política?

El plato más amargo… pues los sapos.

¿Es cierto que en la política hay que comer sapos y seguir sonriendo? 

Es cierto, es totalmente cierto.

¿Cuál es el postre de tu vida política?

¡Uy, está más difícil! ¿Cuál es el postre del sexenio? Pues apenas voy en la entrada… estoy en la entrada, ¿cómo voy a ir al postre? Jajaja.

En la política, ¿se come solo o acompañado?

No, acompañado… todo hay que hacerlo acompañado.

¿Cuál fue tu trago más amargo en la política?

Afortunadamente no he tenido, puro postrecito… jajaja.