#GallinitaSugerente La riqueza de México en el Chapulin
Animal Gourmet

Atrás quedaron los años donde los hoteles en la Ciudad de México ofrecían restaurantes medianos. Hoy, Presidente Intercontinental Polanco alberga uno de los lugares que ha atraído más miradas (y foodies entusiastas) durante este 2016.

En poco tiempo, Chapulín se ha convertido en uno de los hot spots de Polanco. Se trata de un lugar contemporáneo y lleno de luz cuyos ventanales ofrecen vistas a Reforma y Chapultepec.

Su carta fue creada para homenajear la riqueza  y diversidad de la cocina mexicana. Está formada por platos inspirados en estados y regiones de nuestro país -especialmente Oaxaca-, pero que han sido intervenidos por su chef Josefina López Méndez para ofrecer una cocina moderna.

img_7332
Sopa de frijol y flor de calabaza. // Foto: Mariana Toledano

Entre las preparaciones consentidas resaltan la trilogía de taquitos de lechón, el plato de shot rib, el rib eye con puré de papa -suave, cremoso y con fuerte sabor a mantequilla- con higos, y la sopa de frijol.

En cuanto a los postres, hay dos que justifican por sí solos la visita al restaurante: una delicia de chocolate oaxaqueño, servida con helado de betabel y flores comestibles, y el pan de elote, sencillo pero maravilloso.

img_7345
Delicia de chocolate oaxaqueño. // Foto: Mariana Toledano

Chapulin también apuesta por la buena bebida, ofreciendo festivales especiales donde el mezcal es el protagonista de las noches de coctel. La carta de vinos está integrada por una buena selección de etiquetas, tanto mexicanas como extranjeras, que ofrecen una experiencia de maridaje que va perfecto con los platos.

El espacio fue diseñado por Adán Paredes, un artista plástico mexicano cuya fuente de inspiración fue el cacao y que con tres mil piezas hechas de barro cubrió las paredes del restaurante. Este lugar cuenta con sala, terraza y salones privados para ocasiones especiales; se puede ir en pareja, con amigos o familia, o en plan de negocios para cerrar tratos.

A Chapulin hay que ir ya, con los sentidos despiertos y el firme propósito de probarlo todo y de quedar satisfecho con una cocina mexicana de tradiciones, de innovación, pero que sobre todo, sorprende.

Dirección: Campos Elíseos #218, Col. Polanco, dentro del Hotel Presidente Intercontinental Polanco