Hacer kombucha en casa es mucho más sencillo de lo que crees
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial
Menú del díaPostRecetasTips

Hacer kombucha en casa es mucho más sencillo de lo que crees

Por Paloma García Castillejos (@palomagcasti)

hacer kombucha en casa

En una búsqueda por mejorar la salud por medio de probióticos, muchos han sido los productos que acaparan la atención. Uno de los que se ha popularizado ha sido el fermento de té verde o negro que también se conoce como kombucha.

Como buen alimento de moda, adquirirla implica un gasto alto y por eso queremos explicarte cómo puedes hacerla en casa y ahorrarte unos pesitos.

Lo que más requiere este fermento es tiempo, por lo que te recomendamos que el primer ingrediente sea la paciencia.

Te puede interesar:

¿Por qué está de moda consumir alimentos fermentados y probióticos?

¿Cómo curar alimentos? Te damos la receta del gravlax de salmón para hacer en casa

Cinco cosas que debes saber acerca de la kombucha

  • Como todos los fermentados, esta bebida tiene probióticos, bacterias buenas que mejoran tu digestión y sistema inmune; también ayuda a absorber mejor los nutrientes y así ser menos propenso a infecciones y enfermedades.
  • Su fermentación es completamente inocua porque se utiliza un SCOBY (symbiotic cultive of bacteria and yeast) que es una especie de capita blanca que aporta las levaduras y bacterias necesarias para que quede perfecta y no entren partículas negativas al líquido. 
  • Es algo ácida, pero una kombucha bien hecha se diferencia de las demás por tener un final dulce y estar equilibrada entre el sabor del té, el ácido y el azúcar.
  • Una kombucha pasa por dos procesos de fermentación. El primero sucede liberando el CO2 producido por las levaduras y el segundo se debe hacer en una botella cerrada para que se haga gaseoso.
  • La kombucha es capaz de absorber sabores y aromas, por lo que puedes agregar frutas, especias y hierbas de olor para hacerla más rica. 

Hacer kombucha en casa

Para hacer kombucha necesitas sólo cuatro ingredientes: agua, té, azúcar y SCOBY. Los primeros tres son muy fáciles de conseguir, sin embargo el cultivo de bacterias y levaduras lleva su propio procedimiento.

Es importante entender cómo se hace para que sepas cómo se obtienen los beneficios de esta bebida y se mantienen los antioxidantes y vitaminas del té.

Paso 1: preparar el SCOBY

hacer kombucha en casa

Aunque hay grupos en redes sociales donde puedes conseguirlo ya listo para fermentar, hacer el tuyo propio es un gran comienzo para inducirte en el mágico y saludable mundo de la kombucha.

Debes tener claro que para obtener SCOBY hecho desde cero deben pasar aproximadamente dos semanas.

Primero que nada debes comprar kombucha comercial y guardar el último chorrito, sí, ese que tiene impurezas. Ese sedimento son el resto de las levaduras que servirán para construir el SCOBY nuevo.

Infusiona 4 cucharadas de té verde o negro en un litro de agua y agrega una cucharada de azúcar. Una vez que esté frío, agrega el chorrito de kombucha.

Colócalo en una botella y tápala con una servilleta o filtro de forma que el oxígeno pueda entrar y el dióxido de carbono, salir. Déjala en un lugar seco y espera dos semanas hasta que veas que una capa gruesa y blanca se formó en la parte superior. ¡¡Ese es el SCOBY!!

Importante: debes mantenerlo en agua para que no se seque y las levaduras puedan sobrevivir.

Paso 2: preparación de kombucha

hacer kombucha en casa

Una vez que tienes el cultivo de bacterias y levaduras listo, tienes el trabajo rudo hecho. El paso que sigue es preparar una infusión de 4 cucharadas de té en un litro de agua y 2 cucharadas de azúcar.

Es muy importante dejarlo enfriar porque las levaduras del SCOBY no sobreviven en altas temperaturas. 

Cuela la infusión y agrega el cultivo. Tápalo con una servilleta o filtro de café y déjalo reposar de 7 a 10 días a temperatura ambiente. A partir del sexto día comienza a probarlo, así podrás medir qué tan ácido te gusta.

Cuando esté en el punto donde te gusta más -una pista es que debe ser ácida al principio y evolucionar a sabores dulces en el retrogusto- está lista la primera fase.

Paso 3: la segunda fermentación

hacer kombucha en casa

Una kombucha que pasó por doble fermentación la puedes reconocer porque tiene gas -sí, así como los refrescos y la cerveza-. Esto se logra dejándola reposar durante una semana más en una botella hermética.

Debes quitar el SCOBY (seguro se hizo más grande y sirve para todas las kombuchas que quieras hacer en tu vida siempre y cuando lo cuides). Guárdalo en un recipiente con agua y tapado.

En este punto puedes echar a volar tu imaginación como te plazca; juega con especias, hierbas aromáticas y fruta para darle sabor a tu kombucha.

Puedes poner por ejemplo, una rama de romero y fresas fileteadas. Es muy importante que cierres bien la botella pues con cualquier fuga puede explotar y todo tu esfuerzo habrá sido en vano.

Deja reposar la kombucha una semana más en el refrigerador. Cuando el tiempo se haya cumplido, tendrás una bebida refrescante, saludable y muy rica.