Tapioca, perlas que ponen guapa a la cocina (y cómo prepararla en casa)
Animal Gourmet

Seguramente la has pedido como topping en tu bebida o la has probado en un delicioso postre. La tapioca se ha vuelto muy popular dentro del mundo de la gastronomía gracias a su versatilidad. ¿Pero sabes de dónde viene y cómo se prepara?

tapioca

Te puede interesar:

#Receta Postre de tapioca con mango

Cinco recetas de postres rápidos y ricos para hacer en menos de media hora 

La tapioca tiene beneficios

La tapioca es un almidón que se extrae de la yuca, una planta originaria de Brasil y aunque mucho se habla sobre su procedencia en Japón, su cultivo ha rodeado toda Sudamérica.

Cuando hablamos de tapioca lo primero que se nos viene a la mente son bolitas pequeñas transparentosas o de color negro; sin embargo, también existen diversas presentaciones como harina, fécula e incluso y por muy raro que parezca, hojuelas. 

De hecho, las perlas que seguramente relacionas con la palabra tapioca no son más que pasta de masa de yuca con forma de pequeñas esferas que se deja secar al sol.

Una vez que se deshidratan, son un elemento perfecto para absorber sabores y aportar almidones y nutrientes a nuestra comida.

tapioca

Aparte de ser deliciosa, la tapioca tiene muchos beneficios. Sus altos índices de hierro ayudan a prevenir la anemia; es buenísima para mejorar la circulación sanguínea y la digestión, previene el estreñimiento y reduce el dolor abdominal.

Un estudio realizado por la Universidad Newcastle reveló que la tapioca es rica en linamarina, un componente que ayuda a eliminar células cancerosas.

¿Y a todo esto, cómo se prepara?  

Una de las maneras en las que se puede preparar la tapioca es hirviéndola. Sólo necesitas una porción equivalente a ¼ de taza por 2 de agua o cualquier líquido.

Deja la olla a fuego alto, mezcla y cuida que la tapioca no se pegue en ningún momento.

Cuando esta comience a flotar, baja el fuego, cocina durante 10 minutos más, déjala reposar y sirve.

Puedes prepararla con leche, crema o incluirla en tu té.  Hiérvela en el líquido de tu preferencia, se nos antoja hacerla de jamaica o incluso de coco… ¡Increíble!

Incluso, es una forma muy original de hacer caviar de sabores. ¡Sí! imagínate que estas bolitas tienen tanta capacidad de absorción que puedes hacer perlas de aceite de oliva, salsa de soya, o cualquier líquido.

Sólo déjalas toda la noche reposar en frío y al otro día amanecerán guapas, hidratadas y listas para decorar y dar sabor a tus platos.

Foto: Eduardo Kohlmann Banquetes

¿Ya te suscribiste a nuestro canal? Siempre hay cosas deliciosas por ver.