drag_handle
Flickr

¡Huevos revueltos perfectos! Cómo hacerlos más esponjosos

Por Paulina Gutiérrez

Preparar huevos es un arte. Un arte muy subjetivo porque a cada persona le gustan de cierta forma y tienen sus pequeñas exigencias de acuerdo a sus gustos. Un poco más cocidos, suaves o simplemente unos huevos revueltos esponjosos son algunas de las opciones que cada persona espera en su plato. Estos últimos son un reto. Alcanzar la perfección y punto deseado de los huevos, requiere práctica y de muchos huevos pegados al sartén ¿y sabes qué? está bien. Eso es lo que hace a un buen cocinero, la práctica y la curiosidad.

Hemos visto mil y un formas de hacerlos: en batidora, con leche, elaborados en un sartén especial, etc. Pero en realidad, la técnica es muy sencilla y requiere de simplemente práctica y un poquito de maña

Los tips para hacer los mejores huevos revueltos esponjosos

  1. Bate los huevos muy bien con un tenedor hasta que espume. El aire que incorporas a la mezcla hace que los huevos inflen al colocarlos en el sartén.
  2. Si no tienes intolerancia a la lactosa, añade un chorrito de leche o una cucharada de queso crema y integra muy bien a la mezcla.
  3. De preferencia, utiliza un sartén con teflón para que no se pegue.
  4. Previo a cocinar los huevos, precalienta tu sartén a fuego bajo. Esto ayudará a que el sartén esté caliente y los huevos se cocinen parejo.
  5. Añade mantequilla y no aceite. O bien mitad mantequilla y mitad aceite de olivo.
  6. Una vez que los huevos estén en el sartén, utiliza una espátula de silicona. Mueve constantemente. 
  7. Ya que los huevos estén casi listos (o casi como a ti te gustan) pero aún húmedos, apaga el fuego y tapa. Deja que se terminen de cocer con el mismo calor que ya tienen. Esto ayudará a que no estén duros, cocidos de más o de color anaranjado.
  8. Una vez que estén listos, transfiere al plato de inmediato.
  9. Los puedes terminar con un poco de pimienta en grano molida, un poco de queso parmesano rallado o un poco de cebollín picado finamente para complementar.

Ahora ya tienes todo lo necesario para hacer unos huevos revueltos esponjosos y cremosos.