drag_handle
whisky whiskey

¿Whisky o whiskey? ¿Cuál es la diferencia?

Por Animal Gourmet

¿Cuáles son sus diferencias? El ‘whiskey’ es irlandés, y el estadounidense, el whisky sin “e” es el escocés (aunque también los de otros), aquel que en los bares de cualquier película se ordena al mesero como un ‘scotch’.

Esta bebida es una de las más consumidas a nivel mundial. Prueba de ello es el alto consumo per cápita de whisky escocés o galés, en cualquiera de sus variedades. En Estados Unidos es de menos de media botella consumida al año; los franceses toman dos y media y nuestros amigos de Singapur son los campeones pues consumen casi 13 botellas al año, casi el doble del segundo país que más consume ‘scotch’, Latvia.

El whisky es una bebida que se obtiene de la destilación de cereales como el trigo, la cebada, la malta, el centeno o el maíz y se envejece o añeja en barricas, tradicionalmente hechas de madera. Y como en gustos se rompen géneros, y como sucede con muchas otras bebidas, cada whisky tiene un proceso de elaboración especial, de acuerdo al origen, el gusto, el fermentado y el añejamiento.

Pero conozcamos más. El whisky se clasifica según su origen, aunque existen diversas procedencias, describimos brevemente y de manera muy general las características de cada uno.

  • El escocés: Mejor conocido como ‘scotch’, es un whisky destilado solamente en Escocia y quizá uno de los más reconocidos y mejor posicionados en el mundo.  El destilado debe haberse llevado a cabo en barricas de roble, dentro de Escocia, durante al menos tres años, siendo obligatorio un mínimo de 40% de alcohol en la mezcla.
  • El irlandés: Este es ‘whiskey’, con una letra más, que se escribe distinto y proviene evidentemente de Irlanda. Se produce en base al destilado de la fermentación de cebada y es muy común en ellos el triple destilado.
  • El canadiense: Es un ‘whiskey’ derivado de una mezcla de cereales: cebada, maíz y trigo, y en, ocasiones, centeno. Como el caso escocés, tres años de añejamiento, aunque no especifica de que material debe ser la barrica que lo añeja.
  • El estadounidense: También escrito con “e”, se produce prioritariamente a partir de maíz que se fermenta al menos un par de años, siempre en barricas de roble y en ocasiones, y dependiendo el tipo, centeno, cebada y hasta trigo rojo. Dentro de esta gama se encuentran alcoholes producidos y muy consumidos en Estados Unidos distintas variedades como el Bourbon,  el ‘rye whiskey’ o el Tennessee.
  • El galés: Muy cercano al whisky escocés, aunque de regiones distintas, cada vez ofrece una mayor oferta y productos de calidad.
  • El japonés: Es menos conocido que los escoceses e irlandeses pero cada día va tomando más fuerza en el mundo de los destilados, con importante influencia escocesa en el proceso de elaboración y aunque prioritariamente consumido en Japón, donde comenzó a producirse ante los altos impuestos de importación en 1924, ha llegado a los grandes bares en el mundo. Y sabe rico.
  • El indio: Aunque dicen se parece al ron, y confesamos no haberlo probado, en realidad es un destilado de distintas melazas, por lo que se asocia más con otros alcoholes. Actualmente ya hay producciones de malta y otros granos en la India. ¿Ya lo probaron?