Animal Gourmet
LugaresPostVIDEO

Seis lugares en la CDMX para comer buenas tlayudas, el clásico antojito oaxaqueño

Para los oaxaqueños las tlayudas son para lo que los capitalinos los tacos al pastor, es decir, el antojito que rige las calles de la ciudad. Esa tortilla inmensa y doradita, típicamente cubierta con asiento de manteca, frijoles, queso fresco y la proteína a elegir: tasajo, longaniza o chapulines – de preferencia las tres, porque para las tlayudas no hay que hacerse de la boca chiquita-.

Hay de dos: la tlayuda cerrada para mantener todos los ingredientes calientitos y el queso fresco bien derretido, o abierta, para admirar cada uno de los ingredientes que la conforman.

Quizá la forma de comerla -cerrada o abierta- es lo de menos, pero lo que sí es fundamental cuando los capitalinos buscamos tlayudas en nuestra ciudad es que estén preparadas con recetas tradicionales de Oaxaca.

En estos seis lugares encontrarás realmente buenas tlayudas y, en general, deliciosa comida oaxaqueña. Si tienes otro favorito, ¡compártelo con nosotros!

Aquí es Oaxaca

Los padres de doña Elvia Soto iniciaron el negocio –bautizado como Aquí es Oaxaca– en 1960 con la venta de productos oaxaqueños. Hoy, además de ser una meca que provee ingredientes de aquel estado a los capitalinos que buscan cocinar maravillas oaxaqueñas con sabores auténticos, doña Elvia – quien ahora dirige del negocio- alimenta con fantásticas tlayudas, tamales bien servidos, nieves y aguas frescas a decenas de personas que caminan sobre la calle Soledad, atrás de Palacio Nacional.

El aroma a tasajo, cecina enchilada y chorizo invita a tomar un banquito y sentarse a comer en plena calle. Para empezar pide una tlayuda con las tres carnitas y queso fresco y un tejate endulzado. 

Dirección: calle Soledad #42, colonia Centro Histórico.

Oaxacaquí

Tlayuda “del patrón”. Lleva tasajo, cecina enchilada y chorizo.

Con el ejemplo de doña Elvia Soto, su hijo Eliazer Cruz abrió el restaurante Oaxacaquí hace ocho años. “Cuando el producto es auténtico no hay que hacerle nada”, dice convencido de los ingredientes de calidad que ofrece su estado.

Eliazer describe su restaurante como un lugar al que se va a disfrutar comida muy sencilla y verdaderamente oaxaqueña, desde tlayudas –recomendamos “la del patrón”, que lleva las tres carnes (tasajo, cecina y chorizo)-, chapulines fritos con cebollita y orégano, enchiladas y moles, hasta la consentidora sopa de frijol, los molotes y el chile de agua asado.

Dirección: calle Dr. Atl #205, colonia Santa María La Ribera.

Pasillo de Humo 

Tlayuda de longaniza y chapulines de Pasillo de Humo. // Foto: Mayra Zepeda.

Además de honrar a su estado a través de aromas y sabores, Celia Florián –chef del restaurante Las Quince Letras en la capital oaxaqueña y una de las cocineras tradicionales más importantes de nuestro país- y su hijo, Alam Méndez, escogieron un nombre perfecto y entrañable para su restaurante. En todos los mercados de Oaxaca hay un “pasillo de humo”, corredores que burbujean con ingredientes típicos, platos y comales de leña, listos para rebosar de tortillas, longaniza, nopales, chilitos y cebollas.

En este lugar encuentras tres tipos de tlayudas: la sencilla -que viene con frijoles, quesillo, huajes, chepiches, rábanos y chile de agua-, la carnívora -con tasajo, cecina o chorizo, tú escoges- y la de chorizo y chapulines, que además lleva rajas de chile de agua con verdolagas.

Dirección: Nuevo León 107, colonia Condesa, dentro de Parián Condesa.

Las Tlayudas

Lo que solía ser una terraza para cenar y beber entre directores de cine, escritores, otros artistas y transeúntes atraídos por los aromas oaxaqueños que despedía la cocina de Askari Mateos se convirtió en el hogar de Las Tlayudas.  Desde Oaxaca, Askari se encargó de traer un pedacito de este bello estado a una casa colorida ubicada en la colonia Roma. Por supuesto, la tlayuda es la protagonista de este lugar: “la especial”, que lleva tasajo, cecina enchilada, chorizo y chapulines, además de aguacatito, asiento de mantes, frijoles negros preparados con hoja de aguacate y queso fresco.

Cuidado, esta tlayuda es muy grande, pero vale la pena el mal del puerco si se acompaña con una crema de chapulín con trocitos de tortilla azul y cacahuate, receta que difícilmente encontrarás en cualquier parte de la ciudad.

Dirección: San Luis Potosí 13, colonia Roma Norte.

Guzina Oaxaca

En Guzina, que significa “cocina” en zapoteco, se combinan las creaciones del chef oaxaqueño Alejandro Ruiz -uno de los más importantes impulsores de la gastronomía del estado- con el trabajo de artistas oaxaqueños como el pintor Amador Montes , el ceramista Omar Hernández y el interiorismo de Raúl Cabra y Silvia Suárez.

Aquí solo encuentras la tlayuda tradicional con tasajo o chorizo, pero está excepcionalmente bien hecha con ingredientes tradicionales oaxaqueños y productos frescos y orgánicos. Vale la pena pedir también los taquitos de hoja santa y los de lengua.

Dirección: Avenida Presidente Masaryk 513, colonia Polanco.

Aguamiel

El chef oaxaqueño José Manuel Baños, del restaurante Pitiona, no se quedó con las ganas e hizo una tlayudería muy oaxaqueña en la ciudad de México. Además de ofrecer delicias como caldos de las costas oaxaqueñas, memelas, empanadas y tamales, las tlayudas son memorables. Las puedes escoger con tasajo, chorizo oaxqueño, cecina enchilada, costilla enchilada y arrachera, las cuales llevan asiento de manteca, pasta de frijol, col, quesillo, chepiche, guaje y rábanos.

Vale la pena pedir las garnachas istmeñas con carnita de res, salsa, queso seco y encurtido de col.

Dirección: Coahuila 65, colonia Roma Norte.

Deja tu comentario: