Animal Gourmet
LugaresPost

Mikasa: un corazón japonés que late en la CDMX

Mikasa es un emporio de sushi y comida japonesa imperdibleMikasa es un emporio de sushi y comida japonesa imperdible

Enclavado en la Roma, este espacio nipón encierra, además de platillos deliciosos, enigmas que intentamos desvelar.

Es casi imposible que un chilango amante de la cultura japonesa no haya escuchado hablar de Mikasa. Más aún, haber pasado frente a su famosa sucursal en la colonia Roma y no salir con (por lo menos) un yakimeshi en el estómago, podría ser catalogado como un verdadero deshonor a la cultura nipona.

Muchos hemos llegado hasta sus puertas en busca de un rollo de sushi, un refrescante vaso lleno de Calpis o hasta provisiones de sake y de las famosas galletas Pocky (que no en cualquier lugar se encuentran).

Gracias eternas a quienes hacen posible su venta en México. Todas las fotos son cortesía de Mikasa
Gracias eternas a quienes hacen posible su venta en México. Todas las fotos son cortesía de Mikasa

No obstante, también algunos hemos sentido que el lugar encierra un misterio.

El sitio tiene un “no sé qué”, que desconcierta. Ya sea por el ejército de orientales que silenciosamente atienden el negocio desde hace 25 años. Por los dueños que pasan horas contemplando el paisaje de la calle, desde alguna de las terrazas. O por la perfección milimétrica con que están ordenados los productos en los anaqueles de su tienda de comestibles, traídos de ultramar.

LEER MÁS: Guía fácil para comer sushi sustentable y barato

Consideramos que este imperdible, enclavado en terrenos de la colonia Roma (e incluso más visitado entre semana por mexicanos, que por japoneses), merecía un homenaje. Decidimos investigarlo y descubrimos cosas sorprendentes. Confirmamos nuestra idea inicial: el sitio encierra enigmas y eso lo hace aún más interesante.

Esta placa celebra la fecha en que la sede original cruzó la calle y se instaló enfrente.
Esta placa celebra la fecha en que la sede original cruzó la calle y se instaló enfrente.

Por razones culturales, incluso de seguridad, su dueño prefirió no dar entrevista. No fotos, no dar información de más, rendirle un tributo a la elocuencia de ciertos silencios. Pero sí facilitó algunos datos que nos hicieron revalorar la imagen que teníamos del restaurante y descubrimos que éste resultó ser un verdadero emporio.

Así lucen los pasillos del supermercado de la colonia Roma.
Así lucen los pasillos del supermercado de la colonia Roma.
Nadie le dice que no a un combo ramen como este, especialmente en fin de semana.
Nadie le dice que no a un combo ramen como este, especialmente en fin de semana.

Le debemos su existencia al señor Tsuchiya. Aprovechó las facilidades que el gobierno de Japón dio a jóvenes que quisieran salir del país, después de la Segunda Guerra Mundial, para empezar una nueva vida en el extranjero.

Fue así como llegó a México por ahí de 1992 y decidió poner un “mini OXXO” de artículos japoneses —que surtía con lo que alcanzaba a meter en cajas, cada que regresaba a la lejana isla que lo vio nacer— frente a donde se encuentra hoy la sucursal principal del negocio. La comunidad nipona empezó a frecuentar la tienda, pasó la voz y Mikasa creció.

Cabe hacer una breve referencia sobre su nombre. No tiene nada que ver con el juego de palabras de “mi casa”, “tu casa”, ni con la casa de nadie. Mikasa fue el buque de guerra más importante de Japón. Libró legendarias batallas contra ofensivas rusas antes de la Segunda Guerra Mundial. Sobrevivió para contarlo y hoy es un museo anclado en el puerto de Yokosuka (cerca de Tokyo).

Es decir, se trata de una acorazada gloria nacional.

LEER MÁS: Una chef japonesa fanática de los tacos

Actualmente, su apelativo es un símil de la leyenda, pero en tierras aztecas. Mikasa no sólo es el restaurante que muchos aman en secreto por sus opciones de sushi, bentosudonesdonburis, la barra de empanizados y las parrilladas al carbón de la plana baja. Sino que cobija bajo el peso de sus letras a todo un grupo comercial.

El que no haya disfrutado de esta terraza, que lance la primera piedra.
El que no haya disfrutado de esta terraza, que lance la primera piedra.

Tiene supermercados, así como una tienda de pescados, una crepería para otakus, al menos siete restaurantes (repartidos entre la CDMX, Guanajuato y Veracruz) y una barra especializada en ramen. Es todo un espectáculo observar cómo a la gente se le pierde el rostro detrás de sus enormes bowls.

Estas brochetas son la perdición de muchos y, por lo mismo, se venden como pan caliente
Estas brochetas son la perdición de muchos y, por lo mismo, se venden como pan caliente
Teniendo esto en manos, uno piensa: "¿Lo enmarco, o me lo como?"
Teniendo esto en manos, uno piensa: “¿Lo enmarco, o me lo como?”

A estas alturas, ya te habrás dado cuenta de que este lugar es más que nigiris, bolsitas de té verde y esbeltas botellas de licor de ciruela. Seguro estarás de acuerdo en que cualquiera de sus instalaciones es un como un tributo (bien merecido y delicioso) a Japón.

Más allá del misterio que encierra, y que seguramente nunca podremos desvelar, se comprende que este sitio tiene una de sus mayores virtudes justamente en el nombre. Cada que al señor Tsuchiya le preguntan su razón de elegirlo, contesta: “yo le puse así, porque no quería que un día mi negocio se hundiera.”

La sucursal principal de Mikasa se encuentra en San Luis Potosí 173, colonia Roma Norte.

La nota original la puedes encontrar en Munchies en Español.

Deja tu comentario: