Latas vs botellas: el gran debate del mundo cervecero
Animal Gourmet
HistoriasMenú del día

Latas vs botellas: el gran debate del mundo cervecero

Por La Buena Cheve

Probablemente ya notaste que las latas empiezan a tomar cada vez más espacio en los estantes de cerveza artesanal. Y este resurgimiento de la popularidad de las cervezas en lata ha traído de nuevo a la mesa el debate interminable: ¿Son mejores las latas que las botellas? ¿Cómo podemos saber eso? ¡Con ciencia! (y opiniones de cerveceros expertos y otras personas inteligentes).

¡Lucharán de dos a tres caídas sin límite de tiempo!

Consultamos algunas fuentes confiables y este fue el resultado de la batalla de las Latas vs. Botellas. ¡Saquen sus apuestas!

Protección de la cerveza

El argumento más escuchado para apoyar a las latas es que están hechas para proteger el alcohol. Los mayores enemigos de la cerveza son la luz, el oxígeno y el calor, y su combinación destruyen tu cheve para siempre. La buena noticia para las botellas es que el vidrio ámbar bloquea alrededor del 99% de la luz dañina PERO las latas están por encima de las botellas verdes, azules y claras. Aquí nadie la tiene ganada todavía.

Donde las latas vienen a hacerle la quebradora a las botellas es en su poder sobre la exposición al aire. Las latas forman un sello hermético perfecto sin ese espacio en la cabeza con el que la cerveza embotellada tiene que lidiar. Así que, si el objetivo final es asegurarse de que la cerveza tenga el sabor más fresco posible, las latas la tienen de ganar.

Ganador de este round: LATAS

Peso y portabilidad

Echemos un vistazo a algunos números, ¿ok?

Peso aproximado de un seis de cerveza enlatada (355 ml): 2.2 kilos

Peso aproximado de un seis de cerveza en botella (355 ml): 3.4 kilos

A primera instancia, la diferencia de peso parece casi insignificante, PERO A VER, carga una caja de 24 botellas a la carne asada de tu compa el domingo. Casi 5 kilos extra hacen una gran diferencia. Aparte las botellas son más frágiles que las latas de aluminio, si se te cae alguna ¿cuál crees que tenga más oportunidad de sobrevivir? AJÁ, la lata. Por otro lado buena onda, cualquier gerente de una tienda o bar, te agradecerá por las latas ya que son más fáciles de apilar y almacenar y porque se rompen menos en ese proceso.

Ganador: LATAS.

Impacto ambiental

Este round está muy fácil. Las latas pesan casi 5 kilos menos por caja, lo que reduce seriamente el combustible a la hora de enviarlas. También son más pequeñas en tamaño físico, por lo que se pueden enviar muchas más a la vez. Por otro lado, cerca del 70% de todas las latas se reciclan. Al planeta le gusta esto.

Ganador: LATAS.

Técnicas tradicionales de elaboración

El hecho de que las latas sean fantásticas para mantener frescas las IPAs no significa que sean la respuesta a cada problema. “Hay muchas razones por las que uno elegiría a las botellas sobre las latas”, dice Anthony Accardi, cofundador y cervecero de Transmitter Brewing en la ciudad de Nueva York. “Algunas razones son puramente técnicas, otros son estéticas. Manejamos la tradición de estilos belga y francesa. Y nuestro uso de botellas con corcho es en honor a eso”.

Este también sería el caso para muchos de los estilos belgas fermentados en botella que requieren la adición de levadura y azúcar directamente en la botella, donde la cerveza se somete a una segunda fermentación.

“En este momento hacemos muchas cervezas en botellas de 750 ml que se vuelven a fermentar en la botella”, dice Matt Katase, cofundador y cervecero de Brew Gentlemen en Braddock, Pensilvania. “Eso no podría suceder en una lata. Incluso he visto algunas imágenes de latas explotando”.

Ganador (al menos para los estilos tradicionales): BOTELLAS.

Elegancia y tradición

Es difícil negar que las botellas pueden hacernos sentir muy elegantes y sensuales gracias a la pura tradición y a su estética que grita finura. “Hay algo sexy y festivo en hacer estallar un corcho.”,dice Accardi, refiriéndose a las cervezas más codiciadas que renuncian a la lata por algo más elegante.

Además del ritual de abrir una botella, también está la unión que se produce al llevar una botella a la mesa: “[También] nos encanta la idea de que la botella de 750 ml se comparta, mientras que una lata suele ser para uno solo”, admite Accardi. Después de todo, amar es compartir ¿no? Y compartir cerveza pues ufff, es mucho mejor.

Ganador: BOTELLAS.

Y el ganador absoluto es…¡latas!

Hay varios puntos que no abordamos que podrían haber llevado esta decisión en otra dirección. Por ejemplo ¿qué sucede si estás en tu casa tranquilamente bebiendo una cerveza y de repente aparece tu némesis? ¡Obviamente preferiríamos la seguridad que nos da una botella rota para defendernos! O ¿qué pasaría si necesitas un instrumento musical? Podemos meter unas piedritas a una lata y ya tenemos una maraca muy decente. Aunque también podemos soplar en la boca de la botella y hacer un sonidito tipo flauta ancestral muy entretenido. Mmm… eso podría ser un empate, la verdad.

¿Qué prefieres tú?

*Este texto es original de La Buena Cheve, un blog especializado en cerveza. Consulta aquí este y otros contenidos.