#Receta: Polenta, mágica y cremosa polenta - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial

Quizá nosotros no estamos muy acostumbrados a comerla o cocinarla pero la polenta es una aliada natural de guisos y estofados de carnes y verduras muy popular en Europa. Además resulta ideal para cambiarle al común uso de la papa ya sean en puré, rostizadas, horneadas o al vapor.

La polenta es harina de maíz amarillo (la más tradicional) y tienen su origen en el norte de Italia y aunque se puede preparar de muchísimas formas nuestra favorita, sin duda, es la polenta hidratada, cremosa, que suple de manera magistral a un puré de papa.

La receta que ahora les compartimos es una que no tiene pierde y, no es por presumir, pero es la mejor para preparar una polenta cremosa, espesa y satisfactoria.

Esta, en especial nos encanta acompañarlo, por ejemplo, de unas boeuf bougignone, un pollo a la miel o una mezcla de hongos y vino tinto; lo mejor de todo es que resulta muy fácil.

Ingredientes

5 tazas de agua

1 taza de polenta

2 dientes de ajo finamente picados

1 1/2 cucharaditas de sal

1 cucharada de mantequilla

1 cucharada de aceite de oliva

3 cucharadas de crema

Procedimiento

Poner a hervir en una cacerola el agua con el ajo y la sal. Ya hirviendo, incorporar la polenta y remover permanentemente hasta que comienza a hervir nuevamente.

El fuego se baja cuando la polenta, ya espesa, comienza a burbujear como lo haría la lava de un volcán (y así nos lo mostró el mismísimo Mario Batali en una clase de cocina).

Así se continúa cocinando alrededor de media hora, no olvidando remover. Se prueba, se añade la mantequilla y el aceite, se remueve  y se sazona con un poco más de sal si es necesario.

Ya espesa, se apaga, se tapa y se deja reposar media hora más en un baño maría. Este se prepara previamente, ya sea metiendo esta cacerola en una más grande con agua hirviendo en el fondo, o bien dentro de un refractario con agua hirviendo.

Después de que la polenta absorbió todo el líquido y reposó, está lista para ser recalentada en la estufa y es el momento en donde se incorpora la crema.