Para combatir el hambre y la desnutrición... ¡insectos! - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial

Es curioso pero la familiaridad con la que los mexicanos hemos comido insectos por cientos de años, ahora resulta una práctica tremendamente atractiva en el planeta entero y hasta recomendable por las maravillosas propiedades que resultan tener los bichos.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) afirma que comer insectos es una posible solución al futuro de la alimentación y el hambre en el mundo, de acuerdo con el reporte presentado este año en Roma, Italia.

Un estudio publicado por la organización indica que muchas insectos tienen tantas propiedades proteínicas como la carne y que dados los costos de producción, mucho más económicos, debe fomentarse su consumo. (Acá puedes leer el reporte completo de la FAO sobre entomología)

Nuestros antepasados no estaban en el error. Los bichos han resultado ser nutritivos, saludables y con altos contenidos de vitaminas, grasas, fibra y minerales, señala también el informe de la FAO, equiparando los contenidos de proteínas, vitaminas y minerales de ciertos gusanos, por ejemplo, con los del pescado y la carne de res.

Y no solo en México somos adeptos de la entomofagia (aquellos que comen insectos). También son parte de la dieta africana y asiática y entre los más consumidos están los escarabajos, las orugas, las abejas y las hormigas (¿quién no habla de hormigas chicatanas en este mundo gourmet, por ejemplo?).

También grillos, chapulines o saltamontes, cigarras, cochinillas, chinches, gusanos y hasta libélulas se comen.

Nos topamos en ocasiones con ciertas barreras a la hora de comer insectos, “sentir las patitas” dicen unos, “no resulta muy agradable pensar en la cremosidad o crocantéz de un animal que es muy feo”, escuchamos el otro día probando unas flores rellenas de bichos de Elena Reygadas.

Sin embargo pensemos que hoy el pescado crudo, por ejemplo, es muy popular y costó trabajo que fuera, y bueno, el primer ser humano que se comió un percebe, en su tiempo, fue un valiente.

Para superar este rechazo, ahora se elaboran cantidad de platillos con ellos, como las barritas energéticas de chapulines con enorme popularidad en Estados Unidos (http://chapul.com), o bien han surgido blogs interesantes de entomófagos activos como Girlmeetsbug.com.

Ahora sí, que vengan René Redzepi y Alex Atala a cualquier paseo por los mercados mexicanos, donde los insectos han estado y seguirán estando presentes.

Si en una de esas se animan, y consiguen un escorpión Emperador, aquí les dejamos una receta: