Comienza la vendimia de autor en Baja California... - Animal Gourmet
Animal Gourmet

A pesar de que la carretera escénica sigue en el quirófano con la promesa de nuestros SCT-especialistas de regresárnosla con muchos años de vida —que paradójicamente en términos carreteros querrá decir que ya no se va a mover—, en las próximas tres semanas veremos deambular a lo largo y ancho de los cada vez más secos valles vitivinícolas de nuestra golpeada Ensenada, todo tipo de eno-especímenes (eno-aficionados, eno-figuras, eno-winemakers, eno-player, eno-legos, eno-transformers, eno-cocineros, eno-locales, eno-políticos, eno-rudos, eno-técnicos). Eso sin contar lo que nos acerque cualquier otra variación y/o mutación que pudiera suceder como resultado del calentamiento global o de las condiciones climáticas del tan esperado ‘Niño’.

Todo esto por la euforia que generan nuestros ya célebres y controvertidos festejos de la vendimia. Si usted quiere divertirse y ver lo que se llama un evento multicultural con una de la más amplia biodiversidad generada en la faz de la tierra, no lo piense, venga a la vendimia.

Aquí podrá constatar como lo que en otras regiones le tomó a la madre naturaleza millones de años de evolución, nosotros —gracias al método ‘Darwing fast track’—, logramos en tan solo 24 años festejando la cosecha de la uva. Créame, lo que se puede ver en esta época en nuestra norteña latitud daría envidia a cualquier región intertropical y seguramente sería motivo de estudio para Monsanto y su búsqueda de trasgénicos. ¡No pierda tiempo! ¡Déjese venir!

Usted encontrará muy seguramente un evento, un ambiente, un lugar —aquí me pidieron mis amigos hoteleros que exagerara un poco— que cubrirá todas sus expectativas. Imagínese usted, en un radio menor a 30 kilómetros, durante el mes de agosto habrá disponible literalmente cualquier oferta gastro-eno-cultu-recreativa que se le venga a la mente. Todo en un ambiente relajado y sin pretensiones.

Sólo para darles una idea: más de 70 restaurantes campestres basados en la auténtica, en la original propuesta gastronómica ‘baja-med-provenzal’ hoy refrescada con unos toques ‘chippendale‘; cada uno de éstos establecimientos dispuestos a cocinarle a usted que nos visita. Eso sí, usando únicamente ingredientes orgánicos, sustentables y locales. Siempre cultivados personalmente por el cocinero titular del lugar que entre foto y foto agarra su azadón y le da una cultivadita al huerto. ¿Y que decir de la frescura? ¡Única e inmejorable!.

Todos estos discretos comedores rurales tienen dentro de su menú: ostiones frescos, cebiche de almeja generosa, pesca del día y cuando digo «la pesca del día» me refiero a algo hiperfresco. Yo mismo lo corroboré en días pasados cuando por mera curiosidad y sin ninguna desconfianza le pregunte al mesero en turno: “¿Cuál es la pesca del día?”. El preparado garçon, con una amable sonrisa dibujada en su rostro, me contestó: “No sé, pero si me presta su celular le marco al lanchero para que me diga que fue lo que mordió el anzuelo”. Imagínese, usted podrá desayunar y comer todos los días del mes, en alguno de estos fantásticos paradores campestres y gracias al número de propuestas, no tendrá que repetir un solo día ni el lugar, ni el menú.

Las Fiestas de la Vendimia son la mejor oportunidad para conocer las etiquetas y vinícolas de Baja California. // Foto: Provino AC. (Facebook)
Las Fiestas de la Vendimia son la mejor oportunidad para conocer las etiquetas y vinícolas de Baja California. // Foto: Provino AC. (Facebook)

Y qué decir de los eventos artísticos; la oferta cultural es inmensa, ¡échele un vistazo al programa! Con un poco de investigación y paciencia, le aseguro que encontrará la diversión que usted se merece, pero sobre todo, podrá asistir a espectáculos que no verá en ninguna parte del mundo. No exagero, en el ultimo año he visto pasar por el Valle de Guadalupe artistas de todo tipo: unos que en verdad ni ellos sabían que eran artistas y otros que alguien tuvo la genialidad de rescatar de ultratumba.

Si no me cree, y mi reseña le parece exagerada, sólo como ejemplo, le cuento a mis contemporáneos: “¿Recuerda usted aquel cantante de la madre patria que cantaba ‘yo soy aquél que cada noche…’“? ¡Sí! Me refiero al ‘Príncipe de Linares”, el mismísimo Raphael. Pues aunque usted no crea está vivo y el organizador que lo trajo hace unos meses asegura que todavía canta y que decir de Céspedes, o de Mijares sin Yuri, o Emanuelle con Mijares. Lo que les diga es poco. Aquí no sería ninguna sorpresa encontrar al ‘Potrillo’ cantando a dueto con Diego Verdaguer, o alguno de los hermanos Castro en amasiato musical con Lucerito, o algo más retro-progresista, una fusión trío que durante el desarrollo del espectáculo evoluciona para convertirse en tercia de ‘Migueles’: Amanda Miguel, ‘Luismirey’ y ‘Miguelnosé’.

Ahora que, si usted es una persona de mundo y esta buscando una experiencia estomacal memorable, la opción son las cenas de gala. Es importante que se cerciore que en el programa oficial diga “cena de gala”, lo demás realmente no importa. Ahora que si por el viaje se le complica la planchada del esmoquin, siempre esta la opción de asistir a una de las súper cenas-maridaje. En el programa oficial normalmente se especifica de cuántos tiempos es la cena. Las más concurridas son de tres horas de tiempo de espera, mientras lo rellenan a uno con unos 10 platos.

Si después de esta aventura sale abrazado de su esposa, realmente usted fue a una cena maridaje. Si después de todo esto, su energía es mayor que la del conejito de Duracel, no se preocupe, las opciones de recreación y esparcimiento son casi infinitas. Basta tomar un carro y manejar en cualquiera de los puntos cardinales. Le garantizo que antes que el odómetro marque cien metros habrá frente a usted un establecimiento ofreciendo productos caseros región IV y brebajes artesanales.

Es sorprendente la variedad de recetas únicas que nos dejaron las abuelitas del Valle. Si multiplicamos el número de recetas secretas por dos —equivalente a abuelitas por familia—, podemos al mismo tiempo determinar el “potencial de conservas” del Valle y estimar la población existente en los años cincuenta en la región. El número que resulta es sorprendente. La lista de productores artesanales compite en número —y por supuesto en pureza— con todas las beatificaciones promovidas por Benedicto XVI en su corto pontificado.

Para terminar le debo de decir que si usted no es un eno-espectador —y lo que verdaderamente le llama la atención es el vino de Baja California, su tierra , su paisaje y su gente—, no se apresure, hay 11 meses en el año para que nos visite.