drag_handle

¿Es cierto que las bebidas alcohólicas matan neuronas?

Por Mariana Toledano

Desde hace mucho tiempo existe la creencia popular de que el consumo de alcohol genera la muerte de las neuronas, incluso se llegó a pensar que las personas indigentes tenían muy poca capacidad cerebral debido al abuso de la bebida, sin embargo, esto no es del todo cierto.

De acuerdo con Fundación UNAM existen recientes estudios que demuestran, contrario a lo que se pensaba, que aquellos adultos que beben alcohol de manera moderada presentan mejoras en ciertas habilidades cognitivas como pensar y razonar, así como en la memoria. Por el contrario, en bebés y adolescentes la ingesta de alcohol afecta de manera negativa el desarrollo cerebral. 

En la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo, Estados Unidos, Roberta J. Pentney descubrió que el alcohol daña las dendritas de las neuronas que se encargan de la transmisión de mensajes ubicadas en el cerebelo, que regula la coordinación motora y el aprendizaje.

Es por esto que cuando bebemos más de lo debido nos cuesta tanto trabajo hablar correctamente y caminar. 

Pero, ¿es cierto que el alcohol mata neuronas?

No. En estricto sentido, el abuso en el consumo de alcohol no mata neuronas, sin embargo las daña y afecta la función cerebral, ya que incide en la conexión entre las células cerebrales y esto trae consigo muchas complicaciones como atrofia cerebral, daño en las funciones corporales y reducción en el tamaño del cerebro, lo que puede llegar a generar una embolia o padecer Alzheimer. 

Otro de los motivos por los cuales el alcohol daña el cerebro es causado por el hígado, una vez que este órgano no es capaz de filtrar de manera adecuada las toxinas del organismo, las toxinas venenosas puede llegar al cerebro y causar una encefalopatía hepática que afecta la función cerebral.

Según los datos de Fundación UNAM esto produce cambios en la función cognitiva y la personalidad, así como alteraciones en el ciclo de sueño o incluso estados de coma o la muerte.

Así que aunque el alcohol no es responsable de matar neuronas y genera muchos problemas que pueden afectarnos a nivel cognitivo, por lo que es mejor tener mucho cuidado de no abusar de este tipo de bebidas y consumirlas con moderación.