¿Qué es exactamente un café espresso? - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Nos encanta el café espresso pero, ¿qué es exactamente y cómo se prepara? Es bastante simple, un café espresso es un café molido de manera muy fina, a través del cual pasa una determinada cantidad de agua cuya temperatura es cercana al punto de ebullición.

A éste se le considera un básico de las cafeterías pues gracias al concentrado de café obtenido se pueden preparar otras bebidas como el capuchino o el latte. Esto no significa que el espresso sea sencillo, pues para preparlo como se debe existen varios factores que deben de intervenir.

El primer paso para lograrlo es el molido. Este debe ser fino, para que el agua caliente —cuya temperatura promedio es de 94 grados Celsius aunque puede variar— pase a presión y extraiga los olores y sabores del grano. Si el molido es muy grueso, el producto será una bebida “aguada”, pálida y sin sabor.

Otro elemento importante es la máquina de espresso. Aquí se genera la presión necesaria para que el agua caliente pase a través del grano molido con una presión de entre 5 y 15 bares —algo así como entre 5 y 15 veces la presión que ejerce la atmósfera sobre nosotros a nivel del mar—. El líquido pasa por un filtro, para evitar impurezas en el café y finalmente depositarse en la taza. El resultado es una taza donde hay básicamente dos partes: la denominada “crema”, derivada de las burbujas de dióxido de carbono, una espuma fina de color claro y el líquido, de color oscuro e intenso.

La "crema" del café es una espuma de burbujas finas por el hidróxido
La “crema” del café es una espuma de burbujas finas por el dióxido de carbono. // Foto: Scott Schiller (Creative Commons).

Para obtener esos dos productos, es común que se utilice la cafetera de bomba, con la cual se genera la presión. Sin embargo también existen cafeteras cuya presión es lograda con vapor o bien, como seguramente habrán visto en alguna ocasión, con palanca, que al ser utilizada acciona un émbolo y empuja el agua caliente a través del filtro.

Esto, dicho sea de paso, nunca habría sido posible sin Angelo Moriondo, un empresario italiano que diseñó esta máquina en 1884. El objetivo de su creación era preparar rápidamente el café para los clientes apurados que frecuentaban dos negocios suyos: el Gran Hotel Liguria y el Bar Americano.

Gracias a los italianos también —pero en este caso a las empresas Lavazza y Argotec—, la tripulación de Estación Espacial Internacional serán los primeros astronautas en beber un café espresso en el espacio exterior. Esto, gracias a ISSpresso, una cafetera diseñada especialmente para trabajar en condiciones de gravedad cero que además servirá para la investigación y estudio de líquidos. Por si fuera poco, también sevirá para preparar té, consomés y caldos a cientos de kilómetros de nuestro planeta.