Las parejas que se emborrachan juntas duran más
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial

Si quieren permanecer juntos “para siempre” —o por lo menos en 2017—, quizás ser un par de borrachos sea lo mejor.

Si tienes suerte, envejecerás algún día. Y si tienes aún más suerte, no lo harás solo. Eso suena lindo y todo, pero pasar décadas enteras viviendo entre 4 paredes con la misma persona puede sonar aterrador. Sobre todo por la infinidad de discusiones que vivir juntos provoca.

Lo bueno es que la ciencia tiene algunos consejos para evitar (tantos) pleitos antes de que la llama de la vida se extinga. Si quieres envejecer en armonía con alguien, encuentra a alguien que empine el codo tanto como tú.

Un estudio publicado en los Journals of Gerontology B: Psychology Sciences descubrió que para las parejas de más de 50 años, los matrimonios eran mejores cuando ambos bebían o ambos eran abstemios. Si una persona bebía mucho mientras la otra no, completamente sobria, las parejas eran más propensas a experimentar problemas maritales, particularmente si la borracha era la esposa. Las mujeres que bebían mientras que sus esposos no, a menudo se sentían insatisfechas con su matrimonio.

En la mayoría, las parejas que comparten hábitos al beber duran más
En la mayoría, las parejas que comparten hábitos al beber duran más

Los investigadores realizaron un encuesta a casi 3 mil parejas que habían estado casados durante un promedio de 33 años. (En el caso de dos tercios de las parejas era su primer matrimonio). Después de preguntar sus hábitos al beber —cuántas veces a la semana lo hacían y cuántos tragos consumían— los investigadores preguntaron si sentían que su pareja era irritante, crítica o demasiado demandante.

LEER MÁS: Por qué eres más atractivo cuando estás un poco ebrio

El equipo de investigación descubrió que en más de la mitad de los matrimonios ambos esposos bebían, y esas parejas eran mejores manteniendo la relación sana que las parejas con un consumo alcohólico desigual. Lo mismo ocurrió con parejas de abstemios.

Sin embargo, si uno de los esposos es abstemio, los investigadores no lo alientan a empezar a beber para “arreglar” su matrimonio. “No estamos sugiriendo que la gente deba beber más o cambiar la manera en la que beben”, comentó a Reuters Health la autora del estudio, Kira Birditt, de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

Birditt advierte que las satisfacciones entre pareja no alcanzan a los bebedores con problemas —20 por ciento hombres y 6 por ciento mujeres de las personas encuestadas—, esos son “un tema completamente diferente”. Los problemas de alcoholismo son persistentes entre los Baby Boomers, cuya actitud de espíritu libre se extiende a su manera de beber.

Así que si buscas la dicha matrimonial en la vida, tal vez será mejor que consideres la compatibilidad de alcoholismo con tu pareja actual o tu prospecto. Cuando estés viejo, la hora del coctel y el momento de la copa de vino se van recorriendo más y más temprano, y si tu cónyuge te acompaña, es más probable que puedan hacerlo funcionar. Las parejas que beben juntos, durán más.

LEE MÁS: Estar borracho y enamorado es casi lo mismo

Piénsalo: tú y tu esposo, dos viejos bebiendo en la playa, mirando el atardecer como si fueran “La Guayaba y la tostada”.

La nota original la puedes encontrar en Munchies en Español.