¿Ya probaste la pizza de masa azul? Pixza y la revaloración de los ingredientes mexicanos
Animal Gourmet
LugaresMenú del díaPost

¿Ya probaste la pizza de masa azul? Te platicamos sobre Pixza y su proyecto social

Por Carolina Ruiz, colaboradora de Ethos. Editado por José Luis Chicoma, Silvia Márquez y Paloma García Castillejos

pixzaFoto: Facebook.

Qué increíble sería comer rico y así ayudar a la comunidad ¿no crees? Pues en Pixza es posible. Este restaurante dio un giro al clásico italiano utilizando ingredientes mexicanos como insectos o masa de maíz azul. Eso no es lo mejor de todo: hay toda una causa social detrás de la creatividad y el sabor.

‘Pixza es un proyecto social disfrazado de pizzería’. Así lo define Regina Medina, su directora de impacto. Se trata de ofrecer opciones deliciosas y al mismo tiempo aportar con algo a la sociedad.

Además de tener las pizzas más originales, Pixza se ha dado a la tarea de presumirle al mundo los ingredientes nacionales con recetas creativas y un proyecto social que ayuda a personas en estado de vulnerabilidad.

Por cada cinco pizzas vendidas, Pixza regala una a hombres y mujeres en situación de calle.

De igual manera, trabaja con productores locales e ingredientes que hacen una diferencia en su entorno. En cada rebanada de pixza puedes percibir sabores increíbles provenientes de los mejores productos.

Te puede interesar:

Nueve proyectos sociales de comida en México y el mundo

Los proyectos de gastronomía social de Massimo Bottura

Echando a volar la imaginación con la comida 

El gusto por los sabores tradicionales de México con un compromiso social.

Hace más de tres años, Alejandro Souza experimentó lo que millones de mexicanos al estar en el extranjero: extrañar la comida típica de su país. 

No perdió el tiempo y, durante su estancia en Nueva York, buscó algo semejante a los tradicionales huaraches de maíz azul pero no tuvo éxito.

Su necesidad lo llevó a imaginar una pizza cuya masa fuera de maíz azul y con ingredientes de origen mexicano. En ese momento, Souza cursaba una maestría y, como parte de sus prácticas, convivió con una persona en situación de calle durante seis meses con el fin de contar su historia.

Esa experiencia se convirtió en el motor que impulsaría su idea de crear una empresa que combinara su búsqueda por el sabor perfecto con el apoyo a los productores del campo mexicano y la labor social con migrantes y personas sin hogar.

pixza
¿Quién dijo pizza de cochinita pibil? // Foto: Facebook.

Una idea que se vuelve pizza

Cuando Alejandro regresó a México, estaba listo para hacer las pruebas con la masa azul y los ingredientes mexicanos. 

Conoció a una señora a las afueras de la Ciudad de México con su propia producción de maíz azul, orgánico, de la más alta calidad y libre de transgénicos. A partir de ella, el sueño comenzó a tener forma.

En este lugar puedes encontrar los sabores más extraños que jamás se te hubiera ocurrido poner en una pizza. Insectos, quelites, maíz y productos que evocan la mexicanidad son los protagonistas.

“Hicimos prueba tras prueba para poder hacer que la masa fuera como la depizza. En cuanto a los ingredientes, los más famosos son los chapulines que vienen directamente de micro agricultores de Oaxaca. Buscamos dar apoyo a diversos productores pequeños”.

Regina Medina, directora de impacto de Pixza

Comer rico y al mismo tiempo colaborar con el entorno

Al inicio, Alejandro fue buscando y conociendo pequeños productores porque él quería apoyarlos para que el proyecto realmente tuviera un impacto. 

Desde que Pixza comenzó a crecer, muchos llegan para que, por medio de Pixza, sus ingredientes tengan visibilidad.

Esta peculiar pizzería es una empresa con certificación B, que en México aún no es una insignia tan reconocida. Mide el impacto social y ambiental, toma decisiones considerando a las personas, a la comunidad y al planeta. 

Pixza es una plataforma de colaboración social disfrazada como pizzería y un programa de empoderamiento integral como parte de una comunidad de empresas que buscan ofrecer lo mejor al mundo.

“En el caso de la persona que nos abastece de maíz, si ella incrementa los precios, nosotros lo respetamos y buscamos sumarle valor a través de la venta exclusiva, así como dándola a conocer con otros contactos,” nos cuenta Medina.

“Además, capacitamos a personas en situación de calle o migrantes para que trabajen en la pizzería; ese es nuestro compromiso social”.

¡A cambiar el mundo con pizzas!

Entre los planes del equipo de Pixza está aumentar el apoyo a más agricultores cuyos procesos de producción sean responsables con la tierra y el ambiente.

Actualmente hay dos sucursales en la Ciudad de México; están por abrir la tercera y a finales de año la cuarta. El plan es tener diez sucursales en la Ciudad de México y luego ir a otros estados.

Existe la intención de crecer a nivel internacional, de tener franquicias sociales, de hacer todo un plan de crecimiento que ponga en valor la cocina mexicana y ayude a las poblaciones vulnerables.

Pixza

Dirección: Liverpool #162 col. Juárez

Facebook: @PixzaMX

Este texto forma parte de la publicación ¿Cómo transformar los sistemas alimentarios? 23 casos de inspiración y propuestas para mejorar lo que comemos, de Ethos Laboratorio de Políticas Públicas y Proyecto La Guajolota, disponible en ethos.org.mx