18 alimentos para mejorar y regular tu metabolismo
Animal Gourmet

La tiroides es una glándula que se encuentra en el cuello y se encarga de secretar hormonas que son fundamentales para algunas funciones de organismo. Entre esas funciones se encuentran cómo digieres la comida y usas la energía que te brindan los alimentos que comes y por supuesto regular el metabolismo.

Cuando tu tiroides no está del todo saludable puedes tener varios inconvenientes, entre ellos algunas variaciones de peso, más cansancio de lo normal y hasta estrés.

Por fortuna, la alimentación juega un papel importante que cae en nuestra cancha. Aquí te dejamos algunos de los alimentos que son amigables para tu tiroides y metabolismo.

También te puede interesar:

-Qué comer y qué no cuando tienes gastritis.

-Dieta blanda: qué puedes comer cuando estás enfermo del estómago.

Manzanas

Para que la tiroides funcione con normalidad necesita de un elemento: yodo. Sin embargo, el cuerpo fácilmente lo confunde con Mercurio (muy presente en pescados y mariscos) el cual es un metal pesado muy difícil de digerir y causa que la tiroides deje de funcionar correctamente.

La buena noticia es que puedes desintoxicarte naturalmente de este elemento con frutas que son ricas en pectina; esta fibra -similar a la gelatina- se adhiere a los compuestos tóxicos en la sangre y los expulsa del cuerpo a través de la orina.

Para que te des una idea, la pectina aumentó la excreción de mercurio en la orina en un 150 por ciento dentro de las 24 horas posteriores a la suplementación, según un estudio en Phytotherapy Research

Algas

Para que la tiroides funcione correctamente, como lo mencionamos anteriormente, requiere yodo.

Por eso, desde 1993, la Organización Mundial de la Salud ha apoyado la yodación de la sal de mesa. Debido a que recientes investigaciones de salud sugieren una reducción radical de la ingesta de sal, algunas personas no obtienen suficiente.

Existen otras fuentes dietéticas de yodo, y las algas son una de las mejores. Solo dos cucharadas de algas o unos rollos de sushi cada semana satisfacerán tus necesidades.

tiroides y metabolismo
Puedes encontrar algas en restaurantes japonenes. // Foto: Especial.

Nuez de Brasil

El selenio es un mineral que prácticamente “enciende” la tiroides, esto significa que comienza a convertir la hormona T4 en T3 activa. También la protege de inflamaciones.

Muchas personas que tienen una tiroides lenta o enfermedades de la tiroides exhiben deficiencias en selenio y la nuez de Brasil se pinta sola para suplementar esto.

Tiroides y metabolismo
Nueces de Brasil. // Foto: especial.

Ostras

Las ostras son una de las mejores fuentes dietéticas de zinc, un mineral que es crítico y complementario para una tiroides saludable. De hecho, el cuerpo necesita suficiente para activar la producción de hormona tiroidea. Y, a su vez, necesitamos suficiente hormona tiroidea para absorber el zinc.

De cualquier manera, la suplementación del mineral ha demostrado que puede volver a motivar a la pérdida de peso.

Un estudio en Nutrition Research and Practice con mujeres coreanas descubrió que quienes consumían 30 mg de zinc por día -el equivalente a seis ostras crudas- habían mejorado los índices de masa corporal, perdido peso y mostraban mejoras en los niveles de colesterol en la sangre.

Tiroides y metabolismo
Ostras. // Foto: Especial.

Pollo

La proteína animal es riquísima en aminácidos, particularmente tirosina. Este es el componente básico de la hormona tiroidea y de la dopamina, los cuales son necesarios para controlar el peso.

La falta de tirosina en la dieta puede conducir a una tiroides poco activa; una deficiencia de dopamina se asocia con antojos de alimentos y aumento de peso.

Puedes encontrar tirosina en lácteos y verduras de hoja verde, pero las aves de corral tienen el beneficio adicional de ser naturalmente bajas en grasas y ricas en vitamina B12. Estas características también son comunes entre las personas con síntomas de tiroides lenta.

Yogurt

Cada cucharada de yogurt actúa como un escudo protector para la tiroides, esto se debe a que es rico en vitamina D.

Según un estudio publicado en el International Journal of Health Sciences, más del 90 por ciento de las personas con Hashimoto, una enfermedad autoinmune que es la causa más común de hipotiroidismo, tienen deficiencia de vitamina D. 

Además de estas propiedades, el yogur también es rico en probióticos que ayudan a equilibrar las “bacterias buenas” en el intestino.

Salmón

Hay muchos peces en el mar, pero el salmón puede ser el mejor para tu metabolismo.

Esto se debe a que la mayoría de los casos de tiroides poco activa se deben a la inflamación de la glándula y el salmón posee importantes propiedades antiinflamatorias gracias a su rico contenido de ácidos grasos omega-3.

Tiroides y metabolismo.
Salmón. // Foto: Especial.

Té verde

El té en general tiene muchísimos beneficios y le agradecemos a los orientales por descubrirlo.

El té verde en particular fue parte de un estudio entre deportistas en el cual durante 8 semanas lo bebieron y después hicieron su entrenamiento de media hora. Quienes lo bebieron disminuyeron de peso saludablemente.

Pero esto no fue magia, el té verde tiene catequinas un tipo de antioxidante que desencadena la liberación de grasa de las células grasas y ayuda a acelerar la capacidad del hígado para convertir la grasa en energía.

Aceite de oliva

Nuestros cuerpos necesitan grasa en la dieta, especialmente aceites saludables para perder peso y funcionar correctamente. Consumirlos en buena proporción ayudan a calmar el hambre, maximizar el metabolismo y acelerar los nutrientes.

Las grasas monoinsaturadas saludables como el aceite de oliva pueden ayudar al cuerpo a quemar calorías. También puede aumentar los niveles sanguíneos de serotonina, una hormona asociada con la saciedad.

Además, también está cargado de unos antioxidantes llamados polifenoles que ayudan a combatir enfermedades como el cáncer, la osteoporosis y el deterioro cerebral.

Huevo

Aunque es cierto que las claras de huevo son bajas en calorías, sin grasa y contienen la mayor parte de la proteína que se encuentra en el huevo, comerlo completo es beneficioso para el cuerpo.

La yema contiene nutrientes que estimulan el metabolismo, incluidas las vitaminas liposolubles, los ácidos grasos esenciales y la colina, un poderoso compuesto que impide que se acumule grasa alrededor del hígado. 

¿Preocupado por el colesterol? Nuevos estudios han encontrado que el consumo moderado de dos huevos enteros por día no tiene un efecto negativo en el perfil de lípidos de una persona y en realidad puede mejorarlo.

Granos enteros

El cuerpo requiere un esfuerzo adicional para descomponer los granos enteros que los granos más refinados y procesados, como la harina que normalmente se usa para hacer pan y pasta. 

Esto significa que puedes ayudar a tu metabolismo cuando consumes alimentos en los que el cuerpo tiene que esforzarse más para descomponerlos. En este caso hablamos de arroz integral, avena o quinoa.

Ajo

El ajo favorece el metabolismo del azúcar en la sangre y ayuda a controlar los niveles de grasa en sangre.

Además, comer ajo puede ayudar a fortalecer su sistema inmunológico, ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, combatir la inflamación y disminuir la presión arterial.

Chocolate

En un estudio realizado por investigadores suizos y alemanes, los participantes comieron aproximadamente 1.5 onzas de chocolate negro diariamente durante dos semanas. Terminado el periodo, las personas mostraron niveles más bajos de hormona del estrés y un metabolismo más regulado.

Los científicos especulan que los químicos en el cacao juegan un papel en la regulación del metabolismo al aliviar el estrés que puede hacer que sus motores de quema de grasa se pongan en marcha. Tampoco te emociones de más y consumas en exceso chocolate y mucho menos del adicionado con azúcar.

Recuerda que el cacao es un súper alimento, por lo que entre más natural lo consumas, tendrás mejores beneficios. Procura consumir el que tenga menos azúcar, leche y manteca.

Lentejas

La deficiencia de minerales esenciales puede aparecer de muchas maneras, específicamente, cuando falta hierro, el metabolismo se entorpece.

Resulta que una taza de lentejas proporciona más de un tercio de sus necesidades diarias de hierro.

También se ha demostrado que las legumbres similares reducen el colesterol malo y la presión arterial.

Aguacate

¡Cómo no amar al aguacate! Contiene grasas monoinsaturadas que mejoran el metabolismo.

Pero eso no es todo. Cada uno también está lleno de fibra y antioxidantes que matan los radicales libres, esos subproductos naturales del metabolismo que desencadenan diversas reacciones en el cuerpo que destruyen las células y el ADN, causando todo tipo de problemas de salud.

Brócoli

El calcio y la vitamina C se unen bien para impulsar el metabolismo. El brócoli contiene ambos nutrientes, sin mencionar el tipo de fibra que se ha demostrado que aumenta el el efecto térmico de los alimentos, o su tasa metabólica después de comer. 

Chile

Es sabido que la capsaicina puede acelerar el metabolismo, pero los hallazgos del estudio presentados en la reunión de Biología Experimental en Anaheim, California, mostraron una potencial pérdida de peso similar en dihidrocapsiate (DCT) algo así como el compuesto no picante en el chile.

Los participantes que comieron más DCT experimentaron un aumento metabólico que casi duplicaba el grupo placebo, así como lo lees.

Té rojo o Rooibos

El té Rooibos está hecho de las hojas de la planta del “arbusto rojo”, cultivada exclusivamente en la pequeña región de Cederberg en Sudáfrica, cerca de Ciudad del Cabo.

Lo que hace que el té rooibos sea particularmente bueno para la salud de la tiroides es un flavonoide único y poderoso llamado Aspalathin. 

Según un estudio en Fitomedicina, los polifenoles y flavonoides que se encuentran en la planta inhiben la formación de nuevas células grasas, hasta en un 22%. Además, el Rooibos no contiene cafeína y es naturalmente dulce, por lo que no necesitará agregar azúcar.

Tiroides y metabolismo
Té rooibos. // Foto: Especial.