Sensoria y cómo la tecnología complementa una experiencia gastronómica
Animal Gourmet

La tecnología en la gastronomía no solo se emplea en nuevos métodos de cocción, ahora es una herramienta muy funcional que complementa experiencias. Un ejemplo de esto es Sensoria Gastro.

Esta nueva forma de comer viajando por el tiempo y el espacio solo puede ser posible con ayuda de la tecnología y es, en verdad, todo un viaje.

El Colegio Superior de Gastronomía se encargó de hacerlo posible con un equipo dentro y fuera de la habitación en la que te transportan.

También te puede interesar:

-Una cena interactiva por la ruta de las especias con Le Petit Chef.

-7 gadgets que te facilitarán la vida en la cocina.

Sensoria gastro
Mole poblano con codorniz. // Foto: Érika Choperena.

La temática de Sensoria Gastro

La fiesta de la Independencia fue la excusa para crear un recorrido temporal, desde la época prehispánica, pasando por la época colonial, la Independencia hasta llegar a las tendencias gastronómicas actuales.

Para vivir completa esta experiencia debes estar preparado para no salir durante al menos las dos horas que dura la cena. Una habitación hecha en el restaurante del Colegio Superior guarda el videomapping que es uno de los protagonistas.

Esta técnica consiste en colocar varios proyectores con la finalidad de mostrar sobre algunas superficies dibujos, fotos, paisajes y todo lo que puedas imaginar.

A lo largo del recorrido, los estudiantes de la escuela -guiados por el profesor encargado del restaurante- no solo sirven los platillos hechos por ellos mismos, también actúan y ambientan la cena.

Sensoria Gastro
Chile en nogada. // Foto: Érika Choperena.

El menú

A pesar de que conforme cambie la temporada el menú también lo hará, en esta ocasión consta de cinco tiempos todos acompañados con vinos de Monte Xanic.

Abre con un Tikin Xic, salmón servido en una caja a modo de tributo con cebolla morada y aguacate.

Sigue con un mole poblano fuera de lo común: aquí se utiliza codorniz como proteína. En este momento el plato blanco se ilumina de azul simulando la talavera. Para el tercer tiempo hay un chile en nogada en honor a la temporada.

El cuarto tiempo es un apapacho en la boca con un suave gateaux con foie gras y cacao; en este tiempo el Gran Ricardo de Monte Xanic hace su aparición para completar sabores.

Sensoria Gastro
Mini gateaux. // Foto: Érika Choperena.

Por último, los estudiantes echan a volar su imaginación con un postre que nombran Dale Dale y es una piñata hecha con chocolate y que al romperla, como si estuvieras rompiendo una piñata real, tiene de sorpresa pan de elote.

A partir de septiembre podrás asistir a estas experiencias culinarias fuera de lo normal dentro del restaurante del Colegio Superior de Gastronomía. No olvides reservar porque solo tienen 12 lugares por cena.

Facebook: @sensoriagastro

Tags : Sensoria