Una cena interactiva por la ruta de las especias con Le Petit Chef
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial
LA RECOMENDACIÓNLugaresMenú del díaPost

Una cena interactiva por la ruta de las especias con Le Petit Chef

Por Paloma García Castillejos (@palomagcasti)

Le petit chef

¿Alguna vez has comido algo que preparó alguien de menos de 10 centímetros? ¿Qué pasaría si te dijéramos que ese alguien camina por tu mesa y te muestra lo mejor de la ruta de las especias? Le Petit Chef llegó a México en una cena interactiva donde comerás muy rico y te sorprenderás con cada detalle.

Se trata de una experiencia de videomapping gastronómico. Es un circo de cuatro pistas donde todo es un espectáculo: la comida, el servicio, la tecnología y la ambientación.

Por medio de proyectores, el juego de luces muestra en cada mesa el hilo conductor de una cena que está pensada para todas las edades. Este Petit Chef es francés y recorrió la ruta de las especias de Marco Polo para darte seis tiempos muy especiales.

Te puede interesar:

Ferrán Adriá pone a cocinar a Mickey Mouse, Darth Vader y Anton Ego

Braco: un homenaje del chef Aquiles Chávez a la cocina de brasa y comal

La ruta de las especias de la mano de Le Petit Chef

La experiencia de videomapping que cuenta la historia de un chef de 58 milímetros y ha triunfado en los mejores restaurantes del mundo llegó a México para sorprenderte hasta el 20 de octubre.

La cena se trata de conocer la cocina de diferentes puntos de la ruta de las especias de Marco Polo. Desde Marsella pasando por el Medio Oriente, la India y hasta China, seis tiempos diseñados por el chef Aquiles Chávez le dan fondo y forma a una cena que difícilmente vas a olvidar.

Le petit chef
Le Petit Chef. // Foto: Paloma García Castillejos

No sólo aprovecha la tecnología para ser una experiencia única, todos los detalles están cuidados para que la pases muy bien. La cena comienza con la presentación de un maestro de ceremonias que, a la vez que explica y da instrucciones, ameniza e interactúa con su audiencia.

El servicio es particularmente bueno. Todos los meseros y capitanes saben perfectamente bien su trabajo, están organizados y tienen la mejor actitud. Aquí hasta los que trabajan lo pasan bien.

El montaje y la presentación de los platos es simplemente espectacular. Todo va a juego con el tema de la cena y crea un entorno al que uno pertenece desde que apagan la luz y encienden los proyectores.

La cena 

De nada serviría tener una experiencia gastronómica de este tipo si la comida no fuera lo suficientemente buena. Por ese motivo, Aquiles Chávez y Chuy García le echaron ganas y vaya que se nota en cada tiempo.

En total son seis pasos los que Le Petit Chef recorre desde Marsella para conocer la ruta de las especias. No se olvida de sus raíces y el amuse bouche es un homenaje a la cocina francesa.

Una cajita -bastante curiosa- llega como primer tiempo. Al abrirla, ahí está el tesoro: un bocado de ratatouille con queso de cabra; otro más con un quenelle de arroz trufado en forma de croqueta y un crostini con terrina de pato y mostaza encurtida.

También lee: El sabor de la vida o cómo las especias transforman corazones

Una vez más, se apaga la luz. Le Petit Chef llega a un mercado del Medio Oriente para que tú y tus acompañantes reciban una caja misteriosa que al abrirla tendrá uno de los mejores tiempos de la noche. 

Le petit chef
Kippe bola, tabbouleh, jocoque y pistaches. // Foto: Paloma García Castillejos

Son cuatro elementos muy sencillos pero representativos: kippe bola -con un sabor muy abrazador dado por el comino-, tabbouleh que equilibra la frescura con toques de hierbabuena; jocoque con unos toques dulces y ácidos de limón amarillo y una bolsita con pistaches.

Cuando Le Petit Chef llega a la India, la sorpresa se la lleva entre especias de colores. Lo mismo sucede en el plato: un pescado con curry rojo, yoghurt y chutney te dan la bienvenida a la Península de Bengala. Viene acompañado de arroz al ghee y parathas.

Le petit chef
Pato cantonés con low mein. // Foto: Paloma García Castillejos

Entre fuegos artificiales y dragones míticos llegamos junto a nuestro anfitrión a la lejana China. En esta última parada salada probarás un pato en el punto justo de cocción con salsa agridulce y lo mein que le hacen juego perfectamente bien.

Para cerrar con broche de oro

Una escala nos lleva a lo más alto de los Himalayas. Entre hielo seco, vapor y agua, el sorbete de jengibre y leche de coco comienza a anunciar que el viaje de vuelta a Marsella está por comenzar.

El postre es una integración de todas las culturas que se visitaron en el viaje. Se trata de un híbrido entre créme brulée y arroz con leche. Está aromatizado con vainilla y azafrán; si eres de esos que disfruta el momento de romper la capa de caramelo, el final será muy feliz.

El postre: una integración de todas las culturas de la ruta de las especias. // Foto: Paloma García Castillejos

Entre sabores, aromas y técnicas, Le Petit Chef desaparece de las mesas para terminar una de las experiencias gastronómicas más memorables de la temporada.

Le Petit Chef

Dirección: Durango #359 col. Roma

Compra de boletos aquí