La comida y vinos de otoño en las alturas del Balcón del Zócalo
Animal Gourmet
LugaresMenú del día

La comida y vinos de otoño en las alturas del Balcón del Zócalo

Por Érika Choperena (@eri_hope)

Balcón del ZócaloPastilla de aguacate y rábano. // Foto: Érika Choperena.

Disfrutar de una buena comida en el Centro Histórico con una vista majestuosa, un menú rico y buenos vinos es posible en Balcón del Zócalo, en donde el chef Pepe Salinas y su equipo se dedican a consentirte en toda una experiencia gastronómica.

El sello personal del chef es asumir riesgos y sorprender a los comensales; así sucede en su restaurante donde propone cocina mexicana contemporánea y una carta de vinos digna de varios brindis.

También te puede interesar:

-Dónde comer rico en el Centro Histórico: 20 opciones.

-Siete bebidas que provienen de la uva además del vino.

Vista Balcón del Zócalo. // Foto: Érika Choperena.

Cuatro menús, cuatro temporadas en Balcón del Zócalo

En Balcón del Zócalo se cambia el menú cada temporada; claro, no todo el año están disponibles los mismos ingredientes y eso lo aprovecha para reinventarse cada tres meses. En este otoño el huitlacoche, los hongos y la calabaza son parte indispensable de su apuesta.

Tienes varias opciones para disfrutar la comida y la vista privilegiada de este lugar que se encuentra en el sexto piso del hotel Zócalo Central.

Puedes escoger entre el menú degustación, el vegano, el de cinco tiempos o probar solamente los postres.

En este caso nos corresponde hacer una mención especial al menú degustación; una fiesta de sabores sin igual que consta de 10 tiempos.

La entrada es una grata sorpresa: consiste en una pastilla de aguacate y rábano que es suave por fuera pero explota en la boca; el sabor de este tesoro verde inunda de manera sutil.

Balcón del Zócalo
Tamal de erizo y almendrado. // Foto: Érika Choperena.

Dos excelentes tiempos son la tostada de callo de calamar y el tamal de erizo. Para lo fuerte viene un tamal de yema cocida a baja temperatura y huitlacoche que se fermenta hasta lograr la textura exacta.

Un rack de cordero anuncia que inicia la recta final y viene muy bien acompañado de hongos de temporada; para terminar con lo salado, una cola de res que se deshace en la boca y algo de calabaza de castilla
abre paso a los platillos dulces.

Los tres postres tienen el equilibrio perfecto para no empalagar: llegan fresas con crema, una torrija con helado de pino y bombones de chocolate.

Balcón del Zócalo
Tostada de callo de calamar y chicharrón. // Foto: Érika Choperena.

El broche de oro: el vino

Todo suena tan delicioso que parece que no puede ser mejor pero la experiencia gastronómica no estaría completa sin la gran selección de vinos para maridar.

Después de trabajar durante años con etiquetas completamente nacionales, el equipo de Balcón del Zócalo se decidió a abrir las puertas a lo internacional ¡y vaya forma de hacerlo!

Eduardo Figueroa, el jefe de sala, está listo para acompañarte por este recorrido que se sirve en copa.

Balcón del Zócalo
Vista Balcón del Zócalo. // Foto: Érika Choperena.

Las uvas de invierno son las protagonistas de este maridaje de 10 tiempos y países como Francia e Italia parten plaza.

La selección se basa en sus experiencias y hay de todo; desde uvas poco populares hasta etiquetas de edición especial como la de Monte Xanic 2018 Grenache, un vino rosado fresco y delicado.

Terramé Negroamaro Salento es uno de los vinos que protagoniza la experiencia sensorial acompañando la cola de res. Se trata de un vino tinto con barrica y sabores frutales que se elabora con uvas italianas de una región cercana al Mar Jónico.

También tienen Prosecco, un maridaje que no falta para quienes piensan en los postres. En total, toda la oferta de vinos es enriquecedora e innovadora, un imperdible para gozar del Balcón del Zócalo.

Dirección: 5 de Mayo 61, Centro Histórico.

Facebook: @ElBalcondelZócalo

Instagram: @balcondelzocalo