drag_handle

Twitter y la manera en que una plataforma digital ayuda al comercio local

Por Érika Choperena

Los negocios locales no siempre cuentan con el presupuesto suficiente para hacer una campaña de publicidad y darse a conocer pero para su fortuna ¡ya existen las redes sociales! Todas les han servido durante estos tiempos de pandemia y una de ellas es Twitter, que a pesar de tener un perfil más noticioso tiene una gran ventaja: la inmediatez.

De lo inmediato y la difusión

En todas la ciudades, la industria restaurantera -desde propietarios, chefs, meseros y todos los involucrados- han echado mano de su creatividad para salir adelante de esta crisis derivada por la Covid19. Tan solo en la CDMX se estima que alrededor de 13 mil negocios de comida han quebrado, lo cual es una noticia devastadora si tomamos en cuenta los empleos que también se pierden.

Absolutamente todos los cierres generan una lamentable situación, pero el uso de redes sociales ha hecho brillar a aquellos que las saben aprovechar. Un gran ejemplo son todas las dark kitchens que aprovechan esos canales de comunicación para obtener más comensales.

dark kitchens

Foto: Facebook Gori Gori Ramen

Las fonditas, restaurantes locales, pequeños negocios de comida y esos puestitos de la esquina han visto la luz gracias a aquellos vecinos que piensan que hacer algo es mucho mejor que no hacer nada. Gracias a la inmediatez de Twitter, el alcance y la difusión que tiene hay gente que ha salido a explorar su barrio.

Entre las propuestas que llegaron para quedarse gracias a la pandemia una de ellas es poner los ojos en lo local. Participar más en fortalecer la economía de las colonias impopulares, aquellas fuera del corredor Roma-Condesa es una labor que se hace en comunidad y con solidaridad. 

Es por eso que algunos no se quedaron de brazos cruzados y abrieron hilo, como se dice en esta red social, que si bien hay veces que contrapone distintos puntos vista, existen momentos de unión y difusión por un bien común.

Abro hilo

280 caracteres fueron suficientes para brindar ayuda a los pequeños negocios  con el fin de ayudar a toda la cadena que participa en esto. Desde los propietarios, los empleados y los proveedores.

Paola Norman, una gran amante de la gastronomía que escribe acerca de esta placentera acción de comer se dio a la tarea de ubicar restaurantes cercanos a su casa. La tarea difícil fue encontrar aquellos en los que pudiéramos comer por 200 pesos -o menos- al día.

Con este presupuesto no fue fácil, de hecho, muchos quedaron fuera pero aportar a su comunidad la animó a continuar. No solo abrió hilo, ella misma probó las opciones que daba. 

Entre los que se sumaron están negocios de mariscos, gorditas, comida corrida y aunque no lo crean también hay platillos gourmet. Sí, por menos de 200 pesos.

Fue tal impacto que tuvo 125 Me gusta y mientras que 19 personas retuitearon. Por cierto, el uso de hashtags también fue fundamental, por ejemplo, para describir la zona en la que se encontraban dichos negocios, en este caso la colonia Del Valle en la Ciudad de México.

Este hilo tuvo al menos 30 respuestas, entre restaurantes que se sumaban con su menú cumpliendo con la premisa: 200 pesos o menos.

Otras iniciativas

Edizon Cúmes es un estudiante de la UAM Iztapalapa y es un descendiente maya caqchikel del occidente de Guatemala. Por diversas razones comenzó un proyecto de cocina con recetas heredadas de sus abuelas también de este pueblo originario para vender en CDMX.

Su primer anuncio fue en Twitter y aunque advirtió que “cuando esté listo anunciaría su comida” por medio de esa red social el tuit inicial tuvo casi mil Me gusta, 123 retuits y al menos 37 respuestas de gente interesada en los paches, un platillo tradicional guatemalteco muy similar al tamal pero en lugar de maíz se elabora con papa.

Sol Marengo es una arquitecta argentina, ella y su familia radican en México. Sus padres quedaron desempleados durante la pandemia por lo que comenzaron a cocinar las recetas que conocen, sí las del país que los vio nacer.

Albiceleste, comida argentina es el nombre del proyecto que tiene un menú sencillo que incluye tortas (también conocidos como choripanes), pizza y empanadas. Gracias a la respuesta de la comunidad tuitera y a sus peticiones añadieron locro, un plato tradicional no solo de su país natal sino de toda la cordillera de los andes hecho con papa, una especie de calabaza, maíz blanco y chorizo.

El tuit inicial tuvo casi 16 mil Me gusta y más de 10 mil retuits. Los padres de Sol continúan con el negocio y recientemente tuvieron un menú especial para disfrutar del Superbowl.

Aprovechar la inmediatez de una red social como Twitter y sus más de 145 millones de usuarios diarios es una oportunidad no solo para encontrar qué comer, también para difundir tu negocio y apoyar a tu comunidad.