drag_handle

¿Qué son las grasas trans y por qué todo mundo las odia?

Por Animal Gourmet

Seguramente has notado que en los etiquetados que advierten excesos de algún nutriente, suelen aparecer las grasas trans pero ¿qué son exactamente?

Lo primero que debes saber: no todas las grasas son malas y de hecho, consumirlas es necesario para el buen funcionamiento del cuerpo. Sin embargo, esta variación es la más dañina pues suele causar problemas cardiacos.

Otra cosa importante: los lípidos se dividen en dos grandes grupos, aceites y cebos. Esta distinción sucede por su estado físico a temperatura ambiente, es decir que unas son líquidas y las otras sólidas.

Ambas pueden aprovecharse en el cuerpo humano en su forma más natural, el problema comienza cuando se procesan industrialmente.

Las grasas trans son aquellos aceites líquidos que pasaron por un proceso que las vuelve sólidas.

Y, ¿¡por qué alguien querría hacer esto?! La respuesta tiene que ver con los costos de producción y la materia prima. Como ejemplo pondremos dos grasas muy parecidas aunque distintas en su origen: la mantequilla y la margarina.

La primera es una grasa sólida a temperatura ambiente que proviene de la leche y hacerla es bastante complicado (hay que batir, batir, batir y después separarla cautelosamente). Esto causa que su precio sea alto cuando es de buena calidad.

Al contrario de ésta, la margarina proviene de grasas vegetales, las cuales se extraen de formas más sencillas como el prensado y el calor. Para que obtenga su forma sólida, se somete a la hidrogenación, lo cual le regala al mundo la posibilidad de tener una cosa similar en sabor a la mantequilla pero más barata y de origen vegetal, amigable con los veganos.

Los alimentos procesados tienen una desventaja: están llenos de grasas trans porque se utilizan como aditivo para hacerlos más ricos y que den mayor sensación de saciedad.

Y… ¿cuál es el problema?

El hecho de que una grasa naturalmente líquida se convierta en sólida puede causar problemas cardiacos. Imagínate lo siguiente: llegan al torrente sanguíneo -que son algo así como unos túneles que viajan por todo el cuerpo- y, como son sólidas, se quedan ahí y comienzan a tapar esos conductos.

Gracias a esto, la sangre tiene menos espacio para pasar, motivo por el cual presiona a las arterias causando alteraciones en los latidos del corazón.

Siempre opta por comprar y comer lo más natural posible, de modo que consumas las grasas en su estado original y puedan transitar libremente por tus venas.