drag_handle

Para año nuevo: receta de pierna de cerdo glaseada con piña

Por Paloma García

La comida navideña se antoja para que con sus aromas dulces y especiados se llenen las casas en momentos inolvidables. Una de las magias -muy sencilla, por cierto- es esta receta de pierna de cerdo glaseada.

En Estados Unidos es conocida como honey baked ham y es una conjunción perfecta entre los sabores del puerco ahumado con toques de miel, frutas y especias.

Es increíble para prepararse en estos festejos que nos gustan tanto, especialmente la Noche Vieja, pues recalentada y en una buena torta también es un remedio infalible contra la resaca que probablemente exista al día siguiente.

Más que una receta de pierna de cerdo, toda una tradición

El honey baked ham se hizo popular gracias a una tienda que comenzó vendiendo una receta secreta de pierna de cerdo glaseada con especias en Detroit a finales de los años 50. La euforia fue tal que hoy en día existen más de 400 sucursales y es un básico de Noche Buena.

La combinación es ingeniosa y perfecta. En un bocado se percibe salinidad, dulzura y un poco de acidez. La pierna es jugosa y tiene áreas con grasa, por lo que la carne es muy suave y sabrosa por sí misma. 

Por su parte, el glaseado es una maravillosa combinación de miel y especias que complementa a la perfección del cerdo

Receta

receta de pierna de cerdo glaseada con piña

Ingredientes

  • 1 pieza de pierna de cerdo ahumada (aproximadamente de 4 kilos)
  • ½ taza de miel de abeja
  • ¼ taza de miel de maple
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • ¼ taza de clavos enteros
  • 12 rodajas de piña en almíbar (guardar un poco del líquido para el glaseado)
  • 12 cerezas en almíbar

Procedimiento

  1. Un día antes, enterrar los clavos de olor alrededor de toda la pierna y dejar reposar por toda una noche. También puede hacerse con dos horas de anticipación.
  2. Precalentar el horno a 200°C.
  3. Mezclar la miel de abeja, la de maple, la canela, nuez moscada y un chorrito del almíbar de las piñas. La consistencia debe ser espesa.
  4. Con una brocha, barnizar la pierna y clavar las rodajas de piña alrededor de ella. Fijar con palillos.
  5. En el centro de cada rodaja de piña, colocar una cereza y fijar con un palillo.
  6. Barnizar una vez más y reservar un poco del glaseado. 
  7. Colocar en un refractario y hornear durante una hora tapado con aluminio y durante los últimos quince minutos destapar y subir la intensidad al calor para caramelizar la corteza.
  8. Sacar del horno y porcionar en lonchas. Recuperar los jugos del refractario y mezclarlos con el glaseado sobrante.
  9. Servir con el glaseado.