Tacos de chapulín: el sabor oaxaqueño - Animal Gourmet
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial

En algunos lugares, sobre todo en los estados de Morelos y Oaxaca, durante la época de lluvias los chapulines resultan una plaga que amenaza las cosechas, sin embargo, gracias a su alta concentración de proteínas, la vieja tradición prehispánica de comer estos animalitos ha regresado y toma cada vez más fuerza. 

Comer chapulines resulta muy bueno para la salud, esto se debe a que cada insecto contiene alrededor de 60 y 70% de su peso en proteínas, por lo que consumir 340 gramos equivale a la proteína de un filete de pescado.

Además, en comparación con la carne de pollo y res, los chapulines tienen menos bacterias, parásitos y hormonas, lo que los hace muy higiénicos.

Otro gran beneficio es que son fáciles de digerir pues tienen grasas amigables con nuestro organismo y son ricos en calcio, magnesio y vitamina B.

La recolección de estos insectos se hace entre las milpas, una vez que brincan se recogen con la mano y se guardan en una bolsa de plástico, se dejan ahí dentro un par de días para que se “vacíen” y luego se les ahoga en agua con la cual se limpian.

Para cocinarlos se colocan en agua hirviendo unos 15 minutos, se cuelan y se marinan con limón, ajo, sal y chile, luego se tuestan en sartenes de barro para que queden crujientes. 

Aquí les dejamos la receta de los tacos de chapulines, no se dejen intimidar por esas patitas o la consistencia crocante y a la vez cremosa, una vez que los prueben les encantará.

Ingredientes

  • Una taza de chapulines fritos 
  • Tortillas de maíz
  • 1/2  cebolla morada en escabeche
  • 1 aguacate maduro
  • Cilantro 
  • Sal 
  • 2 limones en mitades
  • Salsa roja
  • Nopalitos en tiras

Preparación

En un recipiente pequeño machacar el aguacate hasta que adquiera la consistencia del guacamole  y sazonar con sal.

Colocar sobre una tortilla caliente algunos chapulines y  nopalitos, acompañar con un poco guacamole, cebolla morada y cilantro. Bañar los tacos con un poco de jugo de limón y salsa roja.